domingo. 16.06.2024
El tiempo
PUBLIRREPORTAJE

‘Sal Rosada’, la tienda de moda y complementos para mujer abrió sus puertas en Santoña

Saray Carrasco Gracia cumplió su sueño e inauguró este negocio con ropa diseñada para adaptarse a personas de todas las edades, desde jóvenes hasta mayores

Saray Carrasco en su tienda la 'Sal Rosada'.
Saray Carrasco en su tienda la 'Sal Rosada'.
‘Sal Rosada’, la tienda de moda y complementos para mujer abrió sus puertas en Santoña

Tras nueve años trabajando en la moda para mujer, decidió emprender y dar el paso de abrir su propia tienda en Santoña. Así el día 22 de marzo se inauguró ‘Sal Rosada’, de la mano de Saray Carrasco Gracia, dedicada a la moda y los complementos para mujer.

Esta joven de 36 años recuerda que comenzó su experiencia laboral en una marca de ropa a los 20 años. Rememora esa etapa como una experiencia preciosa, donde aprendió mucho y poco después acabó en otra marca de mujer que le permitió adentrarse en el asesoramiento más especializado y en las coordinaciones de estampados y colores. “Eso hizo que me apasionara y unos años después, cuando creí que era mi mejor momento, emprendí este nuevo reto de crear mi propio negocio”, explicó Saray Carrasco cuando se le pregunta sobre su trayectoria profesional.

Y tras tomar la decisión, había que buscar un nombre para la tienda. En su opinión ‘Sal Rosada’ es sencillo, será recordado por los clientes y tiene un “toque” diferente. En realidad proviene de las montañas del Himalaya que ofrece una sensación de paz y bienestar, “y eso hizo que me decantara por el nombre en concreto, que fuera único, como su lugar de extracción”.

Una tienda que ofrece una amplia selección de ropa diseñada para adaptarse a las mujeres de todas las edades y estilos de vida. “Creo firmemente en la idea de que la moda no tiene límites de edad y cada mujer, independientemente de su edad, merece sentirse bella, segura y cómoda con su ropa”, aseguró su responsable.

Ropa y complementos en la tienda, ubicada en Santoña.
Ropa y complementos en la tienda, ubicada en Santoña.

Desde su punto de vista, la moda no tiene edad y la verdadera belleza radica en la diversidad. Por eso, su ropa está diseñada para adaptarse a personas de todas las edades, desde jóvenes hasta mayores. En este sentido, hace referencia a su esfuerzo por crear un ambiente inclusivo y acogedor “donde todos se sientan bienvenidos y disfruten de una experiencia de compra única y satisfactoria”.

De hecho, el catálogo incluye una variedad de estilos, cortes y tallas que se ajustan a una amplia gama de preferencias y necesidades.

De ahí que los clientes encuentren diferentes tipos de tallajes, tanto única que abarca de la 38 a la 42, como XS a XXL, dependiendo del fabricante. Su objetivo es llegar a todo tipo de personas y aunque entiende que cada mujer es única, valora la diversidad en todas sus formas. “Por eso, me esfuerzo por ofrecer una experiencia de compra inclusiva y acogedora”, destacó.

Para ello, trabaja con diferentes proveedores con el fin de disponer de una variedad amplia de gustos, tejidos y precios, hasta el punto de contar tanto con producción española como extranjera y cada semana ofrece nuevas prendas, siempre únicas.

Sin embargo, a su juicio lo que tiene de especial la tienda es la atención al cliente y la selección cuidadosa de todas las prendas, elegidas por su estilo, calidad y durabilidad, “lo que garantiza que los clientes estén recibiendo lo mejor de lo mejor”.

Para Saray Carrasco su tienda de ropa no es solo un lugar para comprar, es un destino donde se puede descubrir nuevas tendencias, experimentar con su estilo personal y disfrutar de un servicio excepcional en un ambiente acogedor y amigable.

Los vestidos forman parte del catálogo de este negocio.
Los vestidos forman parte del catálogo de este negocio.

Desde su punto de vista, comprar en tiendas locales contribuye directamente a la economía local, mantener empleos, apoyar a los propietarios de negocios y fortalecer la comunidad en general.

A ello añade que los comercios locales suelen ofrecer un ambiente cálido y acogedor que puede hacer que la experiencia de compra sea más agradable y personal. “Los clientes pueden encontrar lo que necesitan rápidamente, sin tener que desplazarse largas distancias o lidiar con grandes multitudes”, subrayó.

Verano

Ahora tiene la mirada puesta en el verano, donde Santoña experimenta un aumento significativo en el número de visitantes que vienen a disfrutar del clima, las atracciones locales y la belleza natural de la Comunidad. Es por ello que este incremento en la población se presenta como una oportunidad única para atraer nuevos clientes a la tienda y aumentar las ventas, comentó.

Aun así, como en todo comercio con venta de moda, ‘Sal Rosada’ ofrecerá sus promociones durante el año y las rebajas y como no podía ser menos además de la compra presencial, las nuevas tecnologías y herramientas de la comunicación juegan un papel importante en cualquier negocio y también se puede adquirir por redes sociales. “Además, de la tienda física también ofrezco comprar la ropa por medio de las redes sociales, ya que entiendo que en la era digital actual muchas personas prefieren hacer sus compras desde sus móviles”, señaló.

Vestir bien

Y cuando se le pregunta si es necesario ir a la moda para vestir bien, Sara Carrasco lo tiene claro y cree firmemente que “ir a la moda no solo se trata de lucir bien, sino también de sentirse bien. Queremos que nuestros clientes experimenten la emoción y la confianza que viene de vestirse con estilo, pero también valoro la importancia de ofrecer moda a precios accesibles”.

Respecto a la moda actual y los cánones de belleza que influyen, considera que son temas que generan debate y reflexión en la sociedad.  A su juicio “la moda y los cánones de belleza son temas complejos que reflejan y moldean las normas y valores de la sociedad en la que vivimos”.

Para ella es importante abordar estos temas con sensibilidad y empatía, promoviendo la diversidad y al mismo tiempo el respeto hacia todas las personas, independientemente de su apariencia o estilo.

Y tras los primeros meses, esta empresaria hace hincapié en que la atención al cliente es el corazón del negocio y le encanta ayudar a los clientes a encontrar las prendas perfectas que se adapten a sus gustos, estilos y necesidades.

Otro aspecto de su trabajo con el que también disfruta es con el asesoramiento y la gestión de la tienda. “Lo que más me gusta de mi trabajo es la oportunidad de impactar de forma positiva en los clientes por la pasión a la moda y la gestión efectiva de la tienda. Cada día es una nueva oportunidad para aprender, crecer y hacer que la tienda de ropa sea diferente y única”, aclaró.

En definitiva, la valoración de sus inicios es positiva. “El pueblo se volcó esos primeros días de apertura en conocer el negocio y me ha encantado la aceptación y el apoyo de todos en mi nuevo emprendimiento, en un sueño hecho realidad”, declaró.