lunes. 15.04.2024
El tiempo

La empresa SEG Automotive invertirá más de 20 millones de euros en una nueva línea de electrónica en Treto, en Bárcena de Cicero

Entrará en funcionamiento en 2024 e incluye un laboratorio y cerca de 50 nuevas máquinas

Un momento de la visita a las instalaciones de la empresa.
Un momento de la visita a las instalaciones de la empresa.
La empresa SEG Automotive invertirá más de 20 millones de euros en una nueva línea de electrónica en Treto, en Bárcena de Cicero

La empresa SEG Automotive invertirá más de 20 millones de euros para instalar una nueva línea de montaje de electrónica en la fábrica de Treto, en Bárcena de Cicero, que entrará en funcionamiento en 2024.

Así lo ha confirmado hoy el director de la firma en España y responsable de la planta cántabra, Iñaki Calvo, a la presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga (PP), en el transcurso de la visita que ha efectuado a sus instalaciones.

El proyecto, que ha sido adjudicatario de una subvención de cerca de nueve millones de euros por medio del programa Moves Singulares II, impulsado por el Ministerio para la Transición Ecológica con fondos europeos Next Generation, va a permitir elaborar íntegramente en Treto el alternador híbrido BRM de 48V, incluido el ‘inverter’ (la unidad electrónica), que hasta ahora se fabricaba fuera.  

María José Sáenz de Buruaga ha valorado que esta importante inversión, la mayor realizada en la planta en los últimos años, es una “excelente noticia para Cantabria”, particularmente para la zona oriental, y abre por delante “un futuro ilusionante y esperanzador” para esta fábrica que cuenta en estos momentos con cerca de 700 trabajadores, entre directos e indirectos.

La presidenta ha felicitado tanto a los directivos como a los trabajadores por su capacidad de adaptación a las exigencias del mercado y por haber conseguido un “hito” que va a marcar “un antes y un después” en la historia de la empresa. Un logro que, según ha dicho, es el resultado del esfuerzo colectivo y “llega como un estímulo positivo para una región que necesita de proyectos como este para su modernización y desarrollo”.

A su juicio, este es un “ejemplo perfecto” de lo que se puede conseguir cuando el Gobierno de Cantabria actúa como facilitador de las inversiones de las empresas y cuando los fondos europeos se destinan a proyectos “verdaderamente transformadores” que generan valor, sirven de impulso a sectores estratégicos que son decisivos para la buena marcha de la economía y contribuyen al mantenimiento y a la generación de empleo.

En este sentido, ha reafirmado el compromiso del Ejecutivo cántabro de “ir de la mano” de las industrias y de ser “un acelerador de sus proyectos, no un freno burocrático ni un agente entorpecedor”. Y eso implica, ha añadido, tomar “decisiones valientes y eficaces”, entre las que sitúa la bajada de impuestos a los ciudadanos y a las empresas, incluida en la reforma fiscal para todos los cántabros que entrará en vigor en el mes de enero, o la creación y puesta a disposición de más suelo industrial e infraestructuras logísticas en lugares como el Besaya, La Pasiega, Campoo o Laredo, donde el Gobierno trabaja ya en la elaboración del Plan Singular de Interés Regional (PSIR).

También se ha referido a las medidas para incrementar la competitividad energética de las empresas, a la Estrategia de Simplificación Normativa y Administrativa para reducir las trabas burocráticas, a los incentivos de apoyo al desarrollo y a la innovación industrial, y a la mejora de la cualificación de los trabajadores a través de programas de Formación Profesional diseñados a medida de las empresas, entre otras.

“Vamos a tomar, en definitiva, todas las decisiones a nuestro alcance no solo para atraer más inversión a Cantabria, sino para ayudar a crecer a las empresas que ya tenemos entre nosotros. Porque el empleo estable, cualificado, bien retribuido y de calidad, el empleo industrial, es para nosotros una prioridad”, ha enfatizado.

Finalmente, María José Sáenz de Buruaga ha garantizado la continuidad del apoyo del Ejecutivo cántabro a SEG Automotive para colaborar en el futuro en nuevos proyectos de movilidad sostenible.

Por su parte, Iñaki Calvo ha señalado que la inversión de más de 20 millones de euros que va a llegar a la fábrica de Treto va a suponer un “pilar importante” para asegurar el futuro de la planta y ha querido aprovechar la visita de la presidenta Buruaga para agradecer el apoyo del Gobierno de Cantabria.

También han asistido el consejero de Industria, Eduardo Arasti; el alcalde de Bárcena de Cicero, Gumersindo Ranero, y varios directivos de la planta cántabra.  

El proyecto

El proyecto, en el que la SEG Automotive Treto viene trabajando desde el año 2019, significa un importante salto tecnológico y en competencias para la planta cántabra, que a partir del año que viene va a poder fabricar no solo el hardware, sino también el software del alternador híbrido BRM de 48 voltios. Este modelo permite ahorros de entre uno y dos litros de combustible cada 100 kilómetros, en función del fabricante.

Gran parte de la inversión servirá para acondicionar y preparar la fábrica para este nuevo producto. Concretamente, se acondicionará un espacio de 3.000 metros cuadrados, que incluirá un laboratorio y cerca de 50 nuevas máquinas, todo ello bajo unas exigentes condiciones de presión, temperatura, limpieza y seguridad.

En este espacio trabajarán inicialmente unos 11 operarios por turno, pero se espera que, si las previsiones de mercado de este producto se cumplen en los próximos años, la cifra aumente hasta los 50 operarios en el 2025. 

Eléctrica ligera

En paralelo al desarrollo de la electrónica, SEG Automotive ha iniciado recientemente varios proyectos de movilidad eléctrica ligera. La compañía cuenta con un kit formado por esta máquina de 48V y una controladora electrónica para motocicletas eléctricas que ya está en el mercado.

Su producto BRM, la máquina de 48V que llevan modelos híbridos de algunos de los principales fabricantes de automoción, puede actuar como motor eléctrico en vehículos eléctricos ligeros. Además, en motocicletas eléctricas, SEG Automotive incorpora la VCU (Vehicle Control Unit), que es la centralita electrónica que controla las órdenes del vehículo.

Asimismo, con la intención de diversificar su negocio y aportar su experiencia en el ecosistema de la movilidad sostenible, la fábrica de Treto ha iniciado hace unos meses el desarrollo y fabricación de un motor para bicicletas eléctricas, cuya producción está prevista también en 2024.

SEG Automotive, fabricante de componentes para la industria de la movilidad, tiene presencia global en 14 países. La planta cántabra fabrica principalmente alternadores para vehículos de combustión y máquinas de 48V para vehículos híbridos no enchufables o mild-hybrid.