lunes. 15.04.2024
El tiempo
Opinión

No a la guerra

El sentimiento imperialista, zarista y genocida de Putin, el exterminador ruso, ha desplegado sus alas del ángel negro para terminar con una población que le ha dicho NO a su invasión, reaccionando como únicamente sabe, entrando como un elefante en una cacharrería aniquilando todo lo que ve en su camino.

Miedo, esa es la palabra que define lo que han sentido muchos de sus consejeros y asesores junto a ministros y demás piezas de ajedrez que no han sido capaces de expresar lo que verdaderamente sienten en esta guerra por miedo a una muerte segura, encubierta, seguramente, con algún insecticida como aquel que mata a un mosquito y nadie se pregunta cómo ni por qué.

Ay, Putin, Putin, te has encontrado con una resistencia que no te esperabas. Tú con una formación militar te estás enfrentando a un Zelenski, abogado y de profesión actor cómico, lo que es la ironía del destino, David contra Goliat, 300 en estado puro.

Una invasión que pensabas terminar en dos días al tomar Kiev, punto neurálgico por ser la capital del país, te está dando mucho la lata y mucha resistencia, curioso, sobre todo porque sois cien veces mayores con un ejército que podría arrasar a medio mundo y por algún motivo este se os resiste, bravo Ucrania.

Así empezó Hitler, como tú, justificando un genocidio y convirtiéndolo en algo legal. El resto de la nación le siguió sin ver nada más que el camino que él marcaba, por miedo, vuelvo a repetir, y otros por ser más carniceros que el de mi barrio con la carne lechal.

El problema de los que asesináis y os convertís en dictadores es el complejo de inferioridad nacional que tenéis y que no os habéis hecho mirar, de ahí que ahora se hagan conjeturas de que sigues las instrucciones de un libro, que debe ser el de cabecera por las noches en las que no duermes y no por sentimientos de culpabilidad, tú no sabe ni que existe ese concepto.

De esta manera justificáis vuestras acciones con argumentos que se sostienen con pinzas en un tendederos hecho con telas de araña, pero que, mira tú por dónde, aún resiste al paso de los años, como si estuviéramos en 1939, cuando los nazis invadieron Polonia.

No hemos aprendido nada, ni la historia es capaz de enseñarnos nada, porque somos animales de costumbres y volvemos a caer en la misma piedra una y mil veces. Lo increíble es que la piedra no se rompe y allí nos espera, como el perro fiel que te recibe con una sonrisa para después desternillarse de risa al ver que somos el eslabón perdido de la cadena de evolución por nuestra estupidez en volver a caer en el mismo error y justificar lo injustificable después de realizar, reiteradamente, la misma maldita acción.

Ucrania resiste, como resiste su presidente, al que se le ha dado vía diplomática para huir con su familia y sin embargo ha decidido quedarse y luchar por su tierra, ya me gustaría ver si el presidente de nuestro gobierno haría lo mismo o, por el contrario, optaría por un SIMPA para salir huyendo; oye a lo mejor me equivoco y le tendríamos que convertir en  rey de reyes, quién sabe.

Pero volvamos al lío, después de una pandemia mundial, de miles de muertos, de un volcán en erupción ahora nos llega  este, el salvador, el que se ha dejado aconsejar por Rasputín para invadir y esperar que se rindan. Vamos al análisis, señores, no se pierdan en el camino y volvamos a nuestro país, España.

Después de escuchar a la señora Montero, a Echenique, a Iglesias y al copón de la bendito argumentando que se deben rendir y optar por la vía diplomática es cuando me llevo las manos a la cabeza y pienso: ¿De verdad esta gente está en el gobierno? ¿De verdad que piensan que la vía diplomática no fue lo primero que hizo la OTAN, la ONU y los gobiernos atacados? ¿Nadie ha visto que este señor, por llamarlo de alguna manera, es un dictador que no atiende a razones y que lo único que quiere es el dominio de los territorios para que ese país no entre en la OTAN y lo pongan en jaque? ¿Nadie ve que si Ucrania se rinde los países colindantes también serán invadidos hasta llegar a la frontera con Alemania? ¿Nadie ve que está asesinando a civiles sin importarle los que caigan con tal que caigan y mientras caigan muertos y no de pie? ¿De verdad nadie lo ve?

No voy a hacer apología de la guerra, siempre he sido pacífica, pero voy a lanzar una pregunta al aire, de forma retórica, y con una respuesta para que se alteren las conciencias de los lectores analizando exhaustivamente lo primero que se les venga a la cabeza.

¿Qué harían si estuvieran atacando a su familia, dejándoles sin casa y sin vida, relegándoles al ostracismo más denigrante?

Piensen en su contestación, ¿lucharían por sus derechos y libertades?

 Pues los de Podemos ya han dado su versión, que es que se dejen de tonterías, saquen la banderita blanca y vayan desfilando al paredón, porque total...no van a ganar. Ahí los tienen, así son y así serán y lo que es peor, nos gobiernan en coalición.

Yo le entregaría un pasaporte al país en cuestión para que vean de primera mano lo que allí viven y por qué han decidido luchar, la respuesta es bien simple, porque las vías diplomáticas a las que ustedes hacen referencia cayeron en el pozo sin poder establecer otras líneas de negociación. Si lo que ustedes están recomendando es que se dejen matar, conmigo no cuenten, si mi hijo, mi familia y mi integridad quieren ser aniquiladas por asesinos sanguinarios siempre lucharé por mi libertad, ya ven, soy así de simple, válgame el Señor.

Es muy fácil opinar cuando uno sube a una tribuna viniendo caliente de casa porque no les falta la calefacción y con los estómagos llenos porque no hay carencias de enseres en sus supermercados. No me sean populistas, por favor, que eso no les pega ni con la cola que utilizábamos en el colegio que era tan mala que ni el papel adhería.

Lo que hay que oír y ver, señores míos.