domingo. 25.02.2024
El tiempo
Opinión

Madres

Mira, quizás sea el primer artículo en el que tenga que dar la razón al Ministerio de los horrores. 

Cuando me desperté hace días conociendo la noticia que ya no seré madre sino progenitora gestante di gracias a Dios, miré al cielo y grité aquello de alabado sea el Señor Misericordioso del corazón de Jesús al recordar que estoy menopáusica perdida y que de lo de gestar ni hablamos porque no hay tiempo ni espacio en un útero atrofiado. Cosas de envejecer, ya saben.

Ahí lo han bordado con hilo de a mil euros el metro sin saber lo que es hacer bolillo, pero terminando el trabajo con excelente puntuación.

¿Que soy irónica? Para nada. Es más, estoy tan de acuerdo con lo que estas mujeres dicen que somos ahora y que parece que nunca fuimos que cada día las venero más, oiga.

Nosotros a nuestro hijo le hemos inculcado valores y respeto, pero lo que veo ahora es una dejadez por parte de los padres, no todos, amén gracias, que ahí es donde pensé: “ministra, ahí le has dado, pero bien, con la asignación de progenitor gestante porque muchos no van a saber lo que es y van a pensar que se refiere a un huevo de ave de perdiz incubando en invierno, por lo que pasarán del término y creerán que no va con ellos”. Mira que son tontos, ¿eh? Si es que legisláis para cualquiera y eso no puede ser, que no aprecian vuestro esfuerzo y eso duele mucho, sobre todo cuando creáis leyes en una peluquería cuando os aburren las revistas de cotilleos varios.

Pero vamos a ver, si es que el nuevo concepto le va al pelo a todos esos padres, perdón, progenitores, que parece que han tenido hijos con una fecundación en Plutón porque ya no entienden que la vagina no te define como mujer y no saben qué hacer con ella, por lo que vete a saber tu cómo han engendrado al pobre niño, que ya no sé si es niño, niña, niñe, niñx o gestación subrogada con un bono del estado porque aquí ya nadie sabe lo que es, excepto vosotras, que sois las creadoras del término, y a cada uno le dan un papel en la película que se han montado.

Si es que tienen toda la razón, no me lo nieguen, porque hay gente que está teniendo hijos como si fueran Alien, el tercer pasajero” de los bichos malos rabiosos y lo consentidos que son por lo mal que se comportan. Les tienen tanto miedo que ya ni a ellos, los progenitores gestantes y no gestantes, se enfrentan porque hay denuncia de por medio de un menor que te argumenta que como le hagas comer la merienda sin chorizo de Pamplona comprado en carnicería deluxe llama a la policía y te quitan la custodia. ¡No me caerá esa breva que me haga esto un nieto mío! Deseando estoy de ver la situación y con lo que se va a encontrar.

Doy gracias a que mi hijo tiene 22 años porque si con estas leyes y nombres varios me llega a lanzar esa chorrada no pierdo el tiempo, le hago yo la maleta y le pongo un bocata para que no pase hambre mientras le meten en la comisaría, que una tiene su corazoncito y no le voy a dejar pasar miserias, pobre hijo, y con una nota donde ponga la dirección de la Irene Montere para que se haga cargo porque educa mejor que yo y ni lo pongo en duda, que no tengo ganas y prefiero tener tiempo libre en vez de discutir chorradas. Por lo que ahí lo tienes, edúcalo tú, Ministra.

¿Pero cómo van a llamar madres esos críos a quien no saben si han nacido por sus bajos fondos, les han cambiado en el hospital al nacer porque la susodicha es ELLE, está casada con un hombre que se siente mujer, pero se define Queer, y les va el rollo de intercambio de parejas por lo que no saben si el niño es suyo, se lo pusieron en una cesta en el coche o tenían tal pedo ese día que no saben cómo terminaron vestidos con una falda de volantes y con una camiseta de ACDC rajada por los costados?

Pues claro que no puede llamar esa criatura madre o padre con los que vive, por lo que progenitor gestante es sublime, perfecto y para insertarlo en la Real Academia de la lengua Española y no tardando, por lo que, Reverte, ponte las pilas que estos te sacan ventaja y pronto les tendrás en la misma aplicando términos; al tiempo, y espera que no entiendan eso de lengua como algo sexual y os censuren también el nombre en la DRAE por incitar a la violación grupal, que sois unos cuantos en la Academia y sin paridad en cremallera.

Os quejáis de unas bobadas que no tienen nombre. ¿Tú sabes lo bonito que va a ser cuando alguien te diga que te pareces a tu progenitor gestante y tu cara sea de estar más perdido que un pulpo en una jaula de loros? Ojo, que esto tampoco tardaremos en verlo en la flora y fauna que aquí todo es Trans y estos no se van a quedar en la cola, por lo que si un perro empieza a maullar ni veterinario ni hostias, deja que se identifique como le dé la gana que para eso hay libertad y leyes para que lo hagan. ¡Vamos, hombre, a ver si ahora vamos a ser exigentes!

Eso sí, yo tengo una duda y es saber de primera mano cómo vamos a llamar a las abuelas, porque claro, estas también han parido, no sabemos cómo porque el gobierno anda perdido al no entender que es su época no existieran las distintas variaciones sexuales, que últimamente se multiplican como los panes y los peces, por lo que, de nuevo me reitero, se marcarán un Pamíes y dirán que esa etapa de la historia no ha existido y que es invención del patriarcado. En definitiva, que no tienes antepasados y te han creado en una máquina con respiración asistida con células madre de la oveja Dolly, o células progenitoras gestantes, que la biología no se va a librar del término¡ Aquí o todos o ninguno!

Que digo yo, que si alguno les da tregua y permiten que sean abuelos, ¿cómo hay que llamarlos? Gestadores gestantes de gestadores gestantes previos con rama ascendente a un universo paralelo?

No sé, yo le veo muy largo el nombre, me van a perdonar, por lo que si tengo que llamar así a mi padre, perdón, progenitor no gestante de progenitora gestante, para cuando le tenga que dar el recado se me ha olvidado para qué le he llamado. Por lo que yo abrevio cagando leches y con llamarle TÚ es más que suficiente, que las neuronas no me dan para más.

Cuidado que este tema es muy complicado y cada vez lo liamos más, por lo que va a cambiar el nombre de toda tu familia hasta tal punto que llegarán a decirte que no existes y que todo es producto de tu imaginación, que aquí no hay gestantes y que estás viviendo una realidad virtual.

Yo esto lo veo fantástico. Jamás en mi vida había visto a tanta gente pensando y convenciendo al resto de la oposición que eso que dicen es la octava maravilla del mundo y votan en el Congreso la moción como si fueran a pasar e código de barras por la caja del supermercado.

¿Saben ustedes el poder y el esfuerzo que tiene esa mujer al convencer a todo un grupo parlamentario que lo que dice es lo más valioso que han escuchado en siglos? Pues imagínense a esta iluminada de Raticulín en una reunión de la comunidad de vecinos argumentando que hay que tirar fachadas del portal porque son recuerdos del Franquismo y el cemento que las levantó era de una empresa que se beneficiaba del Caudillo. No sé si meterá horas extras, pero yo voy a decirle a mi presidenta que la llame porque borra de un plumazo a todos los vecinos y llama asesino confeso de mártires al administrador de fincas. Yo eso no me lo pierdo já me maten.

Y luego nos reíamos de Carlos Jesús con sus naves en los noventa cuando escupía con la posición de manos formando un triángulo. Lo que no sabíamos era que verdaderamente ese era el Mesías y que nos estaba pronosticando lo que viviríamos en breve, por lo que aquello que soltaba por la boca era agua bendita para que nos cogiera todo esto confesados.

Yo no sé si aún vive o no, pero llamen a Pepe Navarro y que lo hagan Santo porque ha sido el mejor futuristas de todos los tiempos.

Lo dicho, que yo me voy a seguir llamando madre porque dice mi hijo que ya no se hace a la palabra progenitora y que eso le suena a Emoal caducado y que pasa de todo. Mira que le he avisado que tenga cuidado que igual le multan, por lo que ha alegado que va a decir que es adoptado y que como no conoce a su progenitor gestante no tiene referencias de cómo llamarlo.

¡Dios, que listo es mi niño! A saber quién lo ha gestado porque yo soy poco espabilada y ya no sé si me dieron la licenciatura por hacer crucigramas en clase en un pasado poco certero y lejano.

Lo dicho, feliz día de la progenitora gestante, ya saben, el 1 de Mayo todo el mundo a celebrarlo. Yo he pedido una Airfyer, que me va lo de estar sodomizada en la cocina. Verás como se entere esta y me mande a los GEOS.

¡Que viva este gobierno y sus mentes pensantes en proceso!

Y digo, yo, así como apéndice de este artículo, ¿no sería mejor pagar a estas un tratamiento para ver si lo que tienen es hereditario? Deberíamos prevenir, que luego nos echamos las manos a la cabeza y no hay arreglo ni con estropajo en mano para quitar las manchas que van dejando.

O mejor aún, prefiero que no legisle para imbéciles como yo, mejor que lo haga para los intelectuales, que yo soy una lerda y prefiero quedarme en la antigua caverna de Platón viendo sombras y creyendo que son personas.