martes. 23.04.2024
El tiempo

Vox solicita vigilantes de seguridad en los centros de salud ante los insultos y agresiones sufridas por el personal

El Grupo parlamentario informa que han aumentado un 30 por ciento en 2021 ante la actitud “pasiva” del Servicio Cántabro de Empleo

El portavoz parlamentario de Vox, Cristóbal Palacio.
El portavoz parlamentario de Vox, Cristóbal Palacio.
Vox solicita vigilantes de seguridad en los centros de salud ante los insultos y agresiones sufridas por el personal

El Grupo parlamentario Vox solicita que los centros de salud o sanitarios públicos que así lo soliciten, dispongan de un vigilante de seguridad las posibles agresiones que puedan acontecer contra el personal sanitario.

Vox, que considera “primordial” la presencia de vigilantes de seguridad en los centros de salud, apunta que las agresiones e insultos al personal sanitario crecieron un 30 por ciento durante el 2021, según datos proporcionados por el Sindicato Médico, mientras que a nivel nacional fue del 14 por ciento.

El portavoz Parlamentario de Vox, Cristóbal Palacio, considera “indispensable” que el personal sanitario se sienta “seguro” en sus centros de trabajo y tengan un “apoyo” que pueda “actuar de forma inmediata” en caso de que se pueda producir una agresión.

Para el diputado, “no se puede consentir ni un solo insulto, amenaza o agresión a los médicos, enfermeras o personal de nuestros centros sanitarios” porque son los encargados de “cuidar de nuestra salud” y, además, lo hacen “a pesar de la falta de inversión y de apoyo” que reciben por parte del Servicio Cántabro de Salud.

Según Palacio, estamos ante una problemática “cada vez más común” y se debe actuar “con contundencia y de manera urgente”. Asimismo, ha apuntado que la propuesta del Servicio Cántabro de Salud (SCS) de instalar cámaras de vigilancia en los centros del SUAP es “insuficiente” ya que no permitiría actuar “de forma inmediata ante una posible agresión a la integridad física del personal de los centros”.

Por otro lado, el portavoz de Vox ha denunciado que el SCS permite la “impunidad” de los agresores ante estos actos ya que, tal y como ha manifestado el personal sanitario, “se limita únicamente a enviar una carta al agresor, sin más consecuencias y no hacen ni el esfuerzo de aplicar la Ley”.