domingo. 25.02.2024
El tiempo

El Centro de Arte Rupestre de Cantabria abrió sus puertas al público en Puente Viesgo

El vicepresidente regional, Pablo Zuloaga (PSOE), anunció que en marzo serán gratuitas las visitas a la red de cuevas prehistóricas gestionadas por el Gobierno de Cantabria

Apertura del Centro
Apertura del Centro de Arte Rupestre.
El Centro de Arte Rupestre de Cantabria abrió sus puertas al público en Puente Viesgo

El vicepresidente y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte, Pablo Zuloaga (PSOE), ha recibido a los primeros visitantes al Centro de Arte Rupestre de Cantabria, ubicado en Puente Viesgo, que ha abierto esta mañana sus puertas al público.

Con una inversión de cinco millones de euros, el vicepresidente ha explicado que esta nueva infraestructura va a servir de puerta de entrada y de plataforma para acceder a todos los recursos prehistóricos y culturales que atesora Cantabria.

De esta forma, ha comentado, se facilitará a los visitantes información global y completa sobre los itinerarios de la oferta rupestre de que dispone la región, poniendo en valor la riqueza del patrimonio arqueológico de Cantabria.

Tras recordar que Cantabria cuenta con la mayor y la mejor colección de arte paleolítico del mundo, con 10 cuevas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y 75 yacimientos, se ha referido a la importancia de aprovechar estos recursos para generar turismo cultural utilizando este centro como hilo conductor para mostrar y acceder a las cuevas y yacimientos.

De cara a promover el conocimiento de los recursos existentes en Cantabria, el vicepresidente ha anunciado que este mes de marzo las visitas a la red de cuevas prehistóricas gestionadas por el Gobierno de Cantabria serán gratuitas (https://cuevas.culturadecantabria.com/)

Zuloaga también ha atribuido al Centro de Arte Rupestre de Cantabria una función de dinamización económica y cultural, impulsando el empleo y el desarrollo sostenible de la región. Todo ello diversificando y desestacionalizando la oferta turística, y promoviendo un turismo cultural a lo largo de todo el año, ha indicado.

Además, ha puesto en valor la actividad investigadora existente en torno a los yacimientos y recursos paleolíticos, posicionando a Cantabria como una referencia en el ámbito científico.

Junto al vicepresidente, a la apertura del Centro de Arte Rupestre de Cantabria han asistido la directora general de Acción Cultural, Gema Agudo; y el alcalde de Puente Viesgo, Oscar Villegas (PRC).

Tres bloques

A nivel estructural, el Centro de Arte Rupestre de Cantabria se articula en tres bloques organizados en torno a un patio central, que distribuye y conecta los diferentes espacios, rematados con una cubierta única.

Así, se establece de forma diferenciada un área administrativa y de admisión, salas de investigación, un salón de actos, una zona de recepción de visitantes y el área expositiva, integrada por una gran sala que acogerá la exposición permanente titulada ‘Cantabria en el origen del arte’ y cuya instalación está previsto que finalice en verano.

La idoneidad del lugar, ubicado en la ladera nororiental del Monte Castillo, en Puente Viesgo, la funcionalidad, la articulación y usos de los espacios, la flexibilidad y calidad de los elementos y la dotación al Centro de un carácter representativo, han sido algunas de las premisas seguidas en el planteamiento arquitectónico del edificio.

En cuanto a los materiales, se han utilizado elementos pétreos de hormigón con una cubierta metálica.

Exposición

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), y el vicepresidente del Gobierno de Cantabria, Pablo Zuloaga (PSOE), han inaugurado esta tarde de manera oficial el Centro de Arte Rupestre, en Puente Viesgo, y la exposición, que presenta por primera vez al público ‘La Dama Roja’, hallada en la cueva del Mirón en Ramales de la Victoria hace 26 años, y que constituye uno de los descubrimientos más importantes de la arqueología de Cantabria.

Y echando la vista atrás, ha recordado a dos personas que fueron determinantes para que hoy este proyecto sea una realidad: la primera es Alberto I de Mónaco, que da nombre al centro y que fue “decisivo”, a principios del siglo XX, para el conocimiento de las cuevas del Monte Castillo, y la segunda, el exalcalde de Puente Viesgo Rafael Lombilla, “el primero que vio esta idea”.

‘La Dama Roja’ es el resto arqueológico que “mejor nos acerca a nuestros ancestros en Europa”, ha asegurado el director del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (Mupac) y de Cuevas de Cantabria y coordinador de la muestra, Roberto Ontañón.

Ontañón destacado la importancia de este hallazgo, “el único enterramiento de esta época que se conserva en la península ibérica” y que, además, “con el uso de las técnicas analíticas que tenemos a disposición, nos ofrece muchísima información sobre esta mujer, su anatomía, su dieta, el mundo en el que vivía, y a través del ADN nos ha permitido encajarla dentro de los linajes anteriores y en su descendencia en Europa Occidental”.

Se ha dado el nombre de 'Dama Roja”' al conjunto de restos esqueléticos impregnados de óxidos de hierro localizados en 2010 junto a un gran bloque al fondo del vestíbulo hallado en la península ibérica, fechado en 18.800 años, y el único otro enterramiento del Paleolítico superior junto al de Lagar Velho, en Portugal (éste de época gravetiense, hace unos 30000 años).

En la exposición, comisariada por los responsables del proyecto de investigación de la cueva del Mirón, Manuel Ramón González Morales y Lawrence Guy Straus, el visitante se acerca al hallazgo y también al estudio científico del enterramiento, que ha permitido saber muchas cosas acerca de esta mujer y del ambiente en el que vivió.

Así, se sabe que esta mujer era una persona aparentemente sana, de complexión robusta, con casi 1,60 de estatura y unos 56 kilogramos de peso, que falleció hacia los 35-40 años de edad. Además, según ha explicado Ontañón, los análisis de ADN indican que esta mujer era de piel oscura, cabello también oscuro y rizado y ojos pardos, “rasgos coherentes con el origen africano de nuestra especie”.

“Me parece muy didáctica y muy interesante esta exposición para que la gente sepa que nuestros primeros antepasados, nuestra especie, Homo Sapiens, llegó a Europa y éramos negros, y fue después, la evolución tras la última glaciación y el inicio de periodo climático actual, el que ha llevado a los diferentes tipos raciales en las diferentes partes del mundo, pero nuestro origen es africano”.

Sobre su linaje, el ADN muestra que desciende de una población europea de Homo sapiens muy antigua, de unos 35000 años, identificada en una cueva de Bélgica y sus descendientes recolonizaron Europa tras el último Máximo Glaciar. Además, tiene en torno a un 3,5 por ciento de ascendencia neandertal.