domingo. 16.06.2024
El tiempo

La FAPA propone eliminar la jornada reducida de junio y septiembre en el curso escolar 2024-25

El colectivo considera la medida "obsoleta, sin ningún tipo de valor pedagógico y no aporta nada al alumnado"

Colegio Sagrado Corazón de Jesús en Santoña. R.A.
Colegio Sagrado Corazón de Jesús en Santoña. R.A.
La FAPA propone eliminar la jornada reducida de junio y septiembre en el curso escolar 2024-25

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnado de Cantabria (FAPA) ha propuesto para el calendario escolar 2024-2025 la eliminación de la jornada reducida de junio y septiembre, dado que se trata, a su juicio, de una medida "obsoleta" y "sin ningún tipo de valor pedagógico" que "no aporta nada al alumnado".

En un comunicado, FAPA ha trasladado sus propuestas para el próximo curso, entre las que también se encuentran el cumplimiento del calendario escolar en Secundaria, la modificación de días lectivos y no lectivos; programas de apertura de centros en las semanas no lectivas; y otras relacionadas con los comedores escolares y el transporte.

Respecto a la eliminación de la jornada reducida de junio y septiembre, FAPA ha señalado que esta medida repercute "negativamente" en la conciliación de las familias, especialmente en las madres, "dificultando su incorporación al mundo laboral".

Por otro lado, ha criticado que se ha vuelto una "costumbre" que los centros de Secundaria, Formación Profesional y Bachillerato no empiecen el curso escolar en el día establecido, así como que este acabe de forma efectiva hasta 10 días antes en algunos casos, pese a la eliminación de la evaluación extraordinaria.

Asimismo, FAPA aboga por establecer un calendario escolar de 177 días lectivos y que en los centros de aquellos municipios que no hayan sido afectados por festividades locales o sólo lo hayan sido en un día lectivo puedan finalizar el curso dos o un día antes.

Además, propone que los días no lectivos del 21 al 25 de abril se consideren lectivos, pasando a no lectivos los días 14, 15 y 16 de abril, el día 2 de mayo, adelantando un día el final del curso.

También FAPA ha censurado que "sigue habiendo" diversos centros de Infantil y Primaria en los que en los meses de junio y septiembre el comedor escolar "no funciona" o ven "reducida" la oferta de transporte escolar con la que cuentan, lo que supone un "inconveniente notable" tanto para el alumnado más desfavorecido como para las familias.

Por último la Federación de Madres y Padres ha reclamado la implantación de un programa de apertura de centros, con servicio de comedor, durante las semanas no lectivas.

Calendario

FAPA ha recordado que se trata del octavo curso escolar desde que se modificó el modelo de calendario utilizado hasta 2016, cuyo cambio se produjo "sin ningún tipo de evaluación ni estudio previo del modelo a implantar, ni contando tampoco con la mayor parte de la comunidad educativa".

Así, sostiene que el calendario bimestral "dista mucho de haberse mostrado como una herramienta de renovación y evolución pedagógica", y "los bimestres sólo sirven para marcar los periodos lectivos, pero el curso se sigue desarrollando bajo la organización de los trimestres de siempre".

Para la federación, esto incide especialmente en Secundaria, Formación Profesional (FP) y Bachillerato, donde "los periodos no lectivos, lejos de suponer un tiempo de descanso para el alumnado, se vienen a convertir de manera habitual en tiempo dedicado a realizar trabajos y preparar exámenes para el reinicio de las clases".

Asimismo, critica que la evaluación cualitativa se ha convertido en "una evaluación más que simplemente se califica de forma distinta" y siguen "sin noticias" de los planes de formación al profesorado que se iban a implantar en las semanas no lectivas.

De esta forma, la FAPA considera "muy necesario" que la Consejería de Educación realice un estudio riguroso que valore el resultado que está teniendo este calendario en el alumnado, así como su repercusión en la labor del profesorado y en la conciliación de las familias.

Finalmente, pese al avance que está suponiendo abrir la aprobación del calendario escolar a la participación de distintos sectores "que, hasta ahora, no éramos tenidos en cuenta", considera necesario dar "más pasos" y buscar mecanismos necesarios para que la aprobación del mismo se realice con el acuerdo de toda la comunidad educativa.