domingo. 19.05.2024
El tiempo

Ribamontán al Monte tendrá una parada de autobús con marquesina con una inversión de 100.000 euros

La infraestructura, con un plazo de ejecución de tres meses, dará servicio a los vecinos de Las Pilas y Liermo

Las autoridades políticas visitan la zona de la obra en Ribamontán al Monte.
Las autoridades políticas visitan la zona de la obra en Ribamontán al Monte.
Ribamontán al Monte tendrá una parada de autobús con marquesina con una inversión de 100.000 euros

El municipio de Ribamontán al Monte tendrá una parada de autobús con marquesina con una inversión de 100.000 euros. El Gobierno de Cantabria ha adjudica su construcción, ubicada en el límite con la localidad de Jesús del Monte, en Hazas de Cesto, con un plazo de ejecución de tres meses.

Esta nueva parada dará servicio a los vecinos de Las Pilas y Liermo, y se pretende dotar al municipio de Ribamontán al Monte, en la localidad de Jesús del Monte, en la zona de influencia de la N-634, de un lugar adecuado para la parada de servicios públicos regulares permanentes y de uso general de transporte de viajeros por carretera.

La obra consistirá básicamente, en la excavación y adecuación del terreno, así como en la construcción, montaje e instalación de una marquesina modelo rústico, que contará con un banco de madera de Guinea de 250 por 35 centímetros y seis de espesor, y una mampara cortavientos en frontal y lateral, de madera de abeto francés laminada y tratada en autoclave, con cerramiento de láminas de metacrilato en colada, tipo Vitroflex o similar.

Cebreado

También se incluye la construcción de un apartadero de 25 metros de longitud, constituido por un carril de cambio de velocidad o cuña de deceleración, un tramo para la detección de los vehículos y un carril de cambio de velocidad o cuña de aceleración. Su anchura total será de 4,50 metros con la siguiente distribución: 3,50 metros de parada propiamente dicha y un metro de cebreado de separación de carril.

Asimismo, se llevará a cabo la construcción de una acera elevada de 1,50 metros de anchura mínima, que se situará a 50 centímetros de la banda blanca, y dispondrá de un correcto sistema para el drenaje de la plataforma de la carretera, mediante tubería de drenaje de polietileno de 400 milímetros de diámetro, con los correspondientes sumideros de fundición dúctil sobre la rigola cada 25 metros; el arcén y la rigola tendrán una anchura de 25 centímetros cada uno.

Dicha acera se extenderá la máxima longitud posible con la finalidad de facilitar el acceso de los usuarios, en condiciones de seguridad y comodidad, desde la intersección con la carretera CA-458.

En aquellas zonas en las que, dada la anchura disponible, no fuese posible continuar con dicho ancho, se dispondrá de una acera reducida de 1,10 metros de ancho mínimo delimitada con balizas.

Por último, se colocará una valla de madera de pino, como elemento de seguridad en la acera peatonal, de 1,20 metros de altura con postes verticales cada dos metros y un poste intermedio de tal forma que no sea escalable.

El consejero de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Roberto Media (PP), ha destacado que uno de los objetivos de su Consejería es proporcionar a los viajeros del transporte público regular, lugares “cómodos y seguros donde realizar la espera de los autobuses”.

Por esta razón, Media considera “esencial” la ejecución de estas infraestructuras básicas de transporte por distintos lugares de Cantabria, pues con ellas se satisface las necesidades del transporte público de viajeros por carretera, poniendo a su disposición una parada en “óptimas condiciones de seguridad, fuera de la carretera, y un refugio que les proteja de las inclemencias climatológicas durante el tiempo de espera del autobús” ha señalado el consejero.