lunes. 15.04.2024
El tiempo

La justicia tumba la adjudicación del césped artificial del Nuevo San Lázaro, en Pontejos

El Grupo municipal del PRC pide retomar el proyecto de la piscina municipal

Ayuntamiento de Marina de Cudeyo. R.A.
El Tribunal tumba la adjudicación del Ayuntamiento de Marina de Cudeyo del cambio de hierba artificial en el campo de fútbol Nuevo Lázaro, en Pontejos.
La justicia tumba la adjudicación del césped artificial del Nuevo San Lázaro, en Pontejos

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ha tumbado la adjudicación del proyecto de suministro e instalación del césped de hierba artificial en el campo de fútbol Nuevo San Lázaro, en Pontejos, Marina de Cudeyo, mediante renting con opción de compra.

La justicia ha estimado el recurso interpuesto por la empresa OPSA, según informó el alcalde de este municipio, Pedro Pérez (PSOE), en el Pleno de la Corporación.

La Comisión Informativa Permanente de Servicios Sociales, Hacienda, Contratación y Especial de Cuentas ha aprobado, con los votos del PSOE, PP y el edil no adscrito Francisco Javier Fuentes, ejecutar la resolución del Tribunal del día 19 de noviembre de 2021.

La resolución supone anular todo el procedimiento de contratación por la falta de concreción del informe del arquitecto municipal, dado que ha resultado insuficiente, y debido a que este técnico ha realizado valoraciones de algunos aspectos que no eran necesarios, según explicó el regidor municipal. El Tribunal no discute ni las bases ni el pliego de condiciones.

Por este motivo, el Consistorio debe iniciar de nuevo el expediente de contratación, lo que supondrá en opinión del alcalde, y ante la pregunta del PRC, un retraso de un año. “Estaba previsto para el verano pasado y estará para el que viene”, declaró Pedro Pérez.

El Grupo municipal del PRC aprovechó el Pleno para insistir en que se retome el proyecto de la piscina municipal. “Es un proyecto importante para los deportistas, la salud y el bienestar de los vecinos de diferentes edades”, indicaron los regionalistas.