lunes. 15.07.2024
El tiempo

El Ayuntamiento concede la licencia de primera ocupación y de apertura a la nueva sede del Banco Santander

El trámite permite la apertura del edificio rehabilitado tras recuperar los elementos de interés arquitectónico

Visita a la nueva sede del Banco Santander.
Visita a la nueva sede del Banco Santander.
El Ayuntamiento concede la licencia de primera ocupación y de apertura a la nueva sede del Banco Santander

El Ayuntamiento de Santander ha concedido la licencia de primera ocupación y de apertura del edificio que se convertirá en la nueva sede territorial de Banco Santander, en la calle Hernán Cortés 11.

Así lo ha anunciado el concejal de Fomento en funciones, César Díaz, quien ha recordado la visita reciente que realizó la alcaldesa Gema Igual (PP), en la que pudo comprobar la conclusión de las obras del inmueble y la apertura al uso público de las zonas aledañas al edificio, tras los trabajos de urbanización.

Como ha recordado, se han renovado los pavimentos en la calle Del Medio y la plaza Morena respetando los materiales y tipologías de la urbanización preexistente; se han plantado nuevos árboles en Marcelino Sanz de Sautuola y en la plaza, destacando los ejemplares de roble de unos 10 metros de altura que además incorporan un sistema de riego automático.

El responsable municipal ha destacado la colaboración entre el Consistorio y Banco Santander durante las obras, con el objetivo de minimizar las afecciones, y ha reiterado el agradecimiento a la entidad por su apuesta por la ciudad y por el proyecto Faro Santander, por la repercusión social, económica y cultural que va a tener la actuación en su conjunto.

La rehabilitación

Las obras han contemplado la rehabilitación integral del edificio para recuperar su valor patrimonial y adecuarlo a las nuevas necesidades del banco.

El proyecto ha priorizado la recuperación de aquellos elementos de interés arquitectónico del edificio, tomando como referencia el proyecto original, y eliminando los que desvirtuaban su configuración o bien habían sido añadidos con posterioridad por carecer de un valor reseñable.