sábado. 25.05.2024
El tiempo

Barcenilla, en Ruente, recibió el título de Pueblo de Cantabria 2023

El premio está dotado con 130.000 euros y la localidad es la tercera ocasión en que se presentó al premio

Un momento de la entrega del premio de 130.000 euros.
Un momento de la entrega del premio de 130.000 euros.
Barcenilla, en Ruente, recibió el título de Pueblo de Cantabria 2023

La localidad de Barcenilla, en Ruente, recibió el título de Pueblo de Cantabria 2023, dotado con 130.000 euros.

La presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga (PP), ha entregado hoy el título y ha dicho, en el acto conmemorativo que tuvo lugar en la Plaza de la Ermita, “es un premio bien merecido” para un “pueblo de postal” de apenas 124 habitantes, según el censo del Instituto Nacional de Estadística en 2023.

En este caso, el jurado ha destacado la calidad, originalidad y utilidad de su propuesta, así como la involucración de los vecinos en la conservación de la localidad.

Buruaga ha valorado el “empeño” demostrado por esta localidad para conseguir un título que se le había resistido en ediciones anteriores, es la tercera vez que se presenta a la convocatoria, y con el que se ha cumplido el dicho popular de que “a la tercera va la vencida”.

La presidenta ha felicitado por ello al Ayuntamiento de Ruente y, en particular, a su alcalde, Jaime Díaz (PP), de quien ha destacado su “tesón” y liderazgo para hacer realidad este proyecto. También, ha subrayado la labor de la Asociación Cultural de Barcenillas y, por encima de todo, la contribución de los vecinos, “los de ahora y los de antaño”, a dar forma, “piedra a piedra y casa a casa”, a un “pueblo con solera de varios siglos, fiel a sus orígenes y perfectamente conservado”.  

Las autoridades políticas recorren Barcenillas.
Las autoridades políticas recorren Barcenillas.

Buruaga ha extendido su felicitación a Bárcena Mayor, en Los Tojos, segundo clasificado, y San Andrés de Valdelomar, en Valderredible, que ocupó la tercera posición, cuyos alcaldes, Belén Ceballos (PP), y Fernando Fernández (PRC), han estado presentes en el acto junto a otras autoridades como el consejero de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Roberto Media; el presidente de la Federación de Municipios de Cantabria y alcalde de Mazcuerras, Javier Camino (PP); la alcaldesa de Cabuérniga, Rosa Fernández (PP), y varios concejales de la Corporación municipal de Ruente.

Paraiso natural

Entre otros encantos de Barcenillas, la presidenta ha señalado el “paraíso natural” que conforman los bosques y paisajes del Valle del Saja, la ruta a la cascada de La Miña, la gastronomía local, la tradición ganadera que es “seña de identidad” de Cantabria, la riqueza arquitectónica o el carácter acogedor de sus habitantes. “Lo tiene todo para venir a perderse, para pasear tranquilamente por sus calles y para charlar y conversar con sus gentes”, ha apuntado.

Igualmente, ha resaltado que es un pueblo que no solo “se resiste a perder población”, sino que, al contrario, “intenta ganarla”. Un esfuerzo éste, el de la lucha contra la despoblación, que, tal y como ha apuntado, tiene en el Gobierno de Cantabria un aliado a la hora de procurar la igualdad de oportunidades para los habitantes del medio rural.

En este sentido, ha recordado algunas de las medidas puestas en marcha por el Ejecutivo autonómico en esta dirección, medidas como la rebaja fiscal, que alcanza una mayor intensidad para los habitantes de los municipios en riesgo de despoblación, con incentivos como el canon cero de aguas residuales o reduciendo “al máximo” los impuestos por la compra de una vivienda habitual.

Del mismo modo, se ha referido a la reciente modificación de la Ley del Suelo, con el objetivo de permitir la construcción de nuevas viviendas unifamiliares y el desarrollo de actividades en zonas no protegidas de suelo rústico, y a las inversiones destinadas a los pueblos en educación, sanidad, saneamientos, infraestructuras y caminos o servicios sociales, que se suman a las dirigidas a apoyar la actividad ganadera, a los autónomos y a las pequeñas empresas.

Y en el caso de Barcenillas, ha añadido, “es una satisfacción ver que los vecinos acompañan estas inversiones públicas con las suyas, cuando conservan y mejoran sus casas, y cuando ponen todo el empeño que se pone a aquí para cuidar lo que es de todos”. “Sois un ejemplo”, ha manifestado ante un grupo de vecinos presente en el acto.

Finalmente, María José Sáenz de Buruaga ha deseado que este premio sirva de “estímulo” para que la localidad siga conservando su belleza y contribuyendo a hacer de Cantabria “pura calidad de vida”.

Por su parte, el alcalde de Ruente, Jaime Díaz, ha considerado un “honor” recibir este “magnífico galardón” que ha querido compartir con los vecinos y con los integrantes de la Asociación Cultural.

Tras las intervenciones, Buruaga ha sido la encargada de descubrir la placa que acredita a Barcenillas como Pueblo de Cantabria 2023 y que recoge la siguiente inscripción: “en reconocimiento a su labor de recuperación de la tradición y la arquitectura popular y la adecuación de espacios públicos urbanos, favoreciendo la calidad de vida de los vecinos”. La placa se colocará próximamente en la fachada de la ermita para que sea visible por parte de vecinos y visitantes.

A continuación, la presidenta, el alcalde y el resto de autoridades han realizado recorrido por las calles de Barcenillas para conocer algunas de las actuaciones de mejora y conservación realizadas últimamente.

Méritos de Barcenillas

El Premio Pueblo de Cantabria, dotado con 130.000 euros, celebra su decimosexta edición y tiene como objetivo reconocer las iniciativas orientadas al cuidado, la mejora y la conservación de los pueblos cántabros de menos de 1.000 habitantes, en el marco de la defensa de los valores tradicionales, del entorno natural y ecológico, del patrimonio histórico, cultural y artístico, y de la calidad de vida de los habitantes.

En segundo y tercer lugar se han clasificado Bárcena Mayor, en Los Tojos, y San Andrés de Valdelomar, en Valderredible, premiados con sendos accésits y 10.000 euros cada uno de ellos. Las otras dos localidades que se presentaron a la convocatoria 2023 fueron Ambrosero (Bárcena de Cicero) y Castillo Pedroso (Corvera de Toranzo).

De esta forma, Barcenillas se incorpora a la selecta lista de pueblos que, desde su nacimiento en 2005, han recibido este galardón que convoca cada año el Gobierno de Cantabria: Novales (Alfoz de Lloredo, 2005), Caviedes (Valdáliga, 2006), Puente Viesgo (2007), Mazcuerras (2008), Udalla (Ampuero, 2009); Tudes (Vega de Liébana, 2010), Barcenaciones (Reocín, 2012), Villaescusa del Bardal (Campoo de Enmedio, 2014), Cosío (Rionansa, 2016); Mogrovejo (Camaleño, 2017); Esles de Cayón (Santa María de Cayón, 2019), Barriopalacio (Anievas, 2019), Riocorvo (Cartes, 2021), y Cicera (Peñarrubia, 2022).

Programa

María José Sáenz de Buruaga ha abogado hoy por avanzar hacia modelos de aprovechamiento sostenible de los recursos forestales en una Comunidad Autónoma donde, según ha recordado, el 70 por ciento de la superficie es bosque.

Web presidenta Fortexval
Ruente participa en el programa Fortexval.

En este marco, ha destacado la “gran importancia” del proyecto Fortexal, que hoy ha celebrado su jornada de lanzamiento en Ruente, y que está orientado precisamente a aprovechar los recursos forestales de esa zona, combinando medios tradicionales y tecnologías avanzadas de baja huella de carbono.

“Estamos ante una iniciativa trasformadora, ejemplarizante y que puede ser exportable a otras zonas de similares características en la región”, ha considerado la presidenta, que ha valorado la capacidad de “generar nuevas oportunidades de desarrollo económico y de empleo” en esa zona rural y, con ello, “avanzar en el objetivo compartido de retener población”.

La Mancomunidad Reserva del Saja y el Centro Tecnológico de Componentes, junto al Centro Tecnológico de Automoción de Galicia, componen el Consorcio que gestiona este proyecto, que supone una inversión de 620.000 euros, 545.823 procedentes de los Fondos NextGeneration, por medio de la Fundación Biodiversidad.

La presidenta ha ofrecido la colaboración del Gobierno en este proyecto que parte de “una suma de esfuerzos” entre la Mancomunidad, que aporta “el conocimiento del medio y el territorio”, y los otros dos socios tecnológicos, que garantizan el aval técnico. “Son las mejores mimbres” ha asegurado la presidenta, que también ha valorado la participación de otras entidades como la Asociación Nacional de Tracción Animal y la Asociación de Criadores de Ganado Equino Hispano Bretón de Cantabria.

Buruaga ha asegurado que el Ejecutivo estará pendiente del desarrollo de este proyecto, que se prolongará hasta el día 30 de julio de 2025, para evaluar sus resultados y “las posibilidades de cara al futuro”, teniendo en cuenta que el 70 por ciento de la superficie de la Comunidad Autónoma es forestal, y que Cantabria es la tercera autonomía de país con mayor extensión de bosques.

Este programa combina el uso de técnicas antiguas de extracción con tecnologías avanzadas de aprovechamiento y valorización. El objetivo es generar oportunidades económicas en la zona del Saja, con gran valor forestal, utilizando técnicas de extracción de bajo impacto ecológico y generando productos de valor.

Así, la extracción de los recursos forestales se realizará con técnicas no invasivas, esencialmente la tracción animal combinado con tecnologías avanzadas, y se realizará un aprovechamiento circular de los recursos para la obtención de biomasa para la fabricación de carbón vegetal de uso sobre todo agrícola y para la formulación de componentes termoplástico para la automoción con alto contenido en fibra natural.

El modelo actual se centra en obtener la biomasa para producir energía y la transformación industrial, utilizando técnicas de explotación que causan erosión, pérdidas de la calidad del suelo y de la biodiversidad y aumentan el riesgo de incendios debido al abandono de biomasa en zonas de actuación.

 La presidenta ha señalado que este modelo ofrece un “menor impacto ecológico y una mejor conservación de los bosques, ya que evita la degradación y la pérdida de biodiversidad”.

“Además, tiene un impacto positivo en la reducción de riesgo de incendios y riadas” y contribuye a la “fijación de la población en el medio rural”, ya que fomenta la actividad económica y genera empleo verde en el medio rural. “Tenemos mucho que ganar con esta experiencia”, ha añadido.

A todos estos objetivos, se suma que el proyecto integra la perspectiva de género en toda la cadena de valor y que se incorporarán acciones de comunicación y concienciación sobre el nuevo modelo de bioeconomía.