jueves. 08.12.2022
El tiempo

La Crotu aprobó el plan urbanístico de Argoños, un paso para buscar una solución a los derribos ante la justicia

El alcalde Juan José Barruetabeña (PP) se mostró ilusionado con esta herramienta de cara a dar solución a las sentencias de demolición de 254 casas en el municipio

Viviendas en Argoños con sentencia de derribo. R.A.
Viviendas en Argoños con sentencia de derribo. R.A.
La Crotu aprobó el plan urbanístico de Argoños, un paso para buscar una solución a los derribos ante la justicia

La Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo ha aprobado, después de cerca 10 años y a la sexta ocasión, de forma definitiva el Plan General de Ordenación Urbano de Argoños, un paso con el que se intentará solucionar al derribo de las viviendas.

El alcalde Juan José Barruetabeña (PP) se mostró ilusionado con esta herramienta que permite trabajar, sentencia por sentencia, en resolver las sentencias de derribo de las 254 viviendas del municipio, construidas en suelo urbano consolidado. Si bien, explicó que se deberá esperar a lo que dictamine la justicia.

Se debería reflexionar desde hace mucho tiempo sobre que se derriben unas casas que se pueden construir en el mismo lugar. Respecto las sentencias, pero no las comparto”, indicó el alcalde, quien espera regularizar la situación el municipio y empezar a vivir y trabajar por el desarrollo de Argoños sin este problema.

Además, el regidor municipal destacó que Argoños es el único municipio de Cantabria que ha aprobado dos Planes Generales de Ordenación Urbanos, en 2006 y 2022 y que este último servirá para resolver las deficiencias del anterior.

La Asociación de Maltratados Por la Administración (AMA) ha valorado, por medio de su presidente, Antonio Vilela, de forma positiva esta aprobación, dado que en su opinión es un avance muy importante en el desarrollo urbanístico del municipio de Argoños.

“Lamentamos que haya sufrido tantos retrasos el PGOU, que son de difícil explicación, pero pensamos que hay que seguir avanzando y solucionando los graves problemas que tiene el municipio de Argoños”, comentó.

Vilela ha hablado desde la prudencia, ya que se trata de un paso y una etapa más para las familias afectadas por las sentencias de derribo. “Sabemos que el camino es largo, aunque sin la aprobación del PGOU, posiblemente, ni tendríamos camino”, puntualizó.

Representantes de la AMA  en Argoños.
Representantes de la AMA en Argoños.

En su opinión, una vez aprobado definitivamente este PGOU hay que seguir trabajando, conjuntamente y de forma coordinada con el Gobierno regional y el Ayuntamiento, en los siguientes pasos y estudiarlas medidas para alcanzar las soluciones que tantas veces ha solicitado la AMA en el Parlamento de Cantabria.

“Desde nuestra asociación siempre hemos manifestado la necesidad de dar todos los instrumentos a la justicia, de colaborar con la misma, para que  pueda tomar sus resoluciones, según la legalidad vigente y con ello, acabar esta situación de injusticia que dura más de dos décadas para tantas familias,  donde muchos amigos se nos han quedado por el camino, ellos  ya nunca podrán ver si el  grave que tienen sus familias se ha resuelto”, declaró Vilela.

A su juicio “esta aprobación del PGOU de Argoños abre un camino a la esperanza, ha habido muchos momentos donde hemos pensado que nunca se llegaría a esta etapa , ya que han sido tantos los inconvenientes y las dilaciones que no parecía que este momento no lo llegaríamos a ver”.

Ahora cuando los municipios de Arnuero y Argoños puede tener un poco más claro su futuro, “es cuando desde la AMA más nos acordamos, de las familias de Piélagos y Escalante donde no somos capaces de saber qué sucede en estos municipios para que no se aprueben ni provisionalmente sus PGOU, creemos que las autoridades tienen que dar explicaciones públicas, y que planes y plazos tienen para estos municipios”.

También, el presidente de este colectivo  mostró su apoyo a las familias en Arnuero, Escalante, Argoños y Piélagos, que después de todo lo sufrido, han optado por el arraigo en sus municipios y quieren seguir siendo sus vecinos. Para ello, la AMA pide al Gobierno de Cantabria y Ayuntamiento que den los pasos necesarios para que esta situación acabe lo antes posible.

Ocupación

Ahora, además en algunas urbanizaciones como las de Pepín Cano y Las Llamas II,  tienen que soportar la alteración de sus vidas por la ocupación de viviendas en su comunidad, que han alterado la vida, si antes había miedo al derribo, este verano había miedo incluso a salir de su casa, por si la misma era “ocupada”, además de los robos que se están produciendo por la zona.

La Asociación AMA ha convocado una reunión con los representantes del Gobierno, Ayuntamiento, abogados de las urbanizaciones, para el sábado, día 8 de octubre  a las 11.00 horas, en Centro Cultural de Argoños, con el fin de que se explique a todas las familias cuáles y cómo  serán las actuaciones futuras, en todos los municipios con sentencias de derribo.

“Por una vez, hemos visto en algunos amigos una pequeña sonrisa, como cuando un rayo de luz entra entre tanta oscuridad. Gracias a todos los que lo han hecho posible y como tantas ha manifestado el Parlamento de Cantabria y los propios afectados "por una Cantabria más justa acabemos con el problema de los derribos", reseñó Vilela.

Crotu

El anterior PGOU de 2006 planteó la construcción de un máximo de 1.858 viviendas, para dar soporte a una teórica población total de 10.814 personas, 3.024 personas de población estable más 7.511 personas de segunda residencia y más 280 personas en plazas de hospedaje. Es decir, un incremento de población estable de 1.764 personas, para pasar de 1.260 personas empadronadas en 2004 a 3.024 personas empadronadas en 2019.

El Plan urbanístico aprobado por la Crotu disminuye sustancialmente esa población prevista hasta los 6.523 habitantes, en función del principio de desarrollo sostenible a que se refiere la legislación urbanística estatal (y ahora también autonómica), según el cual se propicia el uso racional de los recursos naturales armonizando los requerimientos de la economía, el empleo, la cohesión social, la igualdad de trato y de oportunidades, la salud y la seguridad de las personas y la protección del medio ambiente, clasificando como suelo urbanizable únicamente el preciso para satisfacer las necesidades que lo justifiquen, impedir la especulación con él y preservar de la urbanización al resto del suelo rural.

Una de las principales estrategias del Plan General es incorporar nuevos espacios libres públicos en todos los barrios del Ayuntamiento y fundamentalmente en aquellas áreas con problemas de integración paisajística. De este modo, se contemplan un total de 33.062 metros cuadrados de superficie destinada a sistemas generales de espacios libres, lo que arroja una ratio de 5,06 metros cuadrados/persona, cumpliendo con el estándar establecido en el artículo 39 de la ley 2/2001 de Cantabria.

En lo referente a los equipamientos, pretenden mejorar el atractivo del municipio, de tal forma que propone una red de caminos para bicicletas y nuevos equipamientos deportivos en todas las juntas vecinales, previendo un total de 34.045 metros cuadrados, lo que supone una ratio de 5,22 por ciento metros cuadrados por persona, cumpliendo con el estándar establecido en el artículo 39 de la ley 2/2001 de Cantabria.

De este modo, el nuevo Plan se plantea como objetivos: ajustar los límites del suelo urbano, completando la trama urbana, prever un desarrollo muy limitado por medio de suelo urbanizable en áreas colindantes al suelo urbano consolidado, equipar al municipio con una red de dotaciones, tanto de áreas de recreo como de equipamientos colectivos y revalorizar la economía del municipio, potenciando una nueva área productiva en Cerecedas.

A ello se une reservar, mantener y proteger los valores naturales del municipio, favoreciendo la conexión de las distintas zonas a preservar y la conservación del paisaje de fondo; obtener nuevos equipamientos, creación de un área productiva y nuevo cementerio, adaptar el Plan General al nuevo Plan de Ordenación de los Recursos Naturales, aprobado por Decreto 76/2018, de 6 de septiembre y ajustar los programas constructivos previstos a las necesidades actuales.

De los barrios históricos existentes en Argoños, el barrio de Ancillo es el que presenta mejores y más apreciables características. Situado al sur de las marismas, se organiza alrededor de dos espacios públicos y presenta una trama casi ortogonal, con calles que conducen tanto a la sierra como a la mies de Los Fachos o a la marisma.

Los barrios de La Venta y La Sierra, situados en el sur del municipio, al oeste de Ancillo y a ambos lados de la carretera autonómica CA-148 Gama-Santoña, han sido destinados para segunda residencia por urbanizaciones de chalets individuales o adosados, al igual que otros dos barrios situados al oeste del municipio: La Hoya y El camino del Portillo.

Los barrios de Sumigedo, La Pereda y Cereceda constituyen el corazón de Argoños. Desarrollados a lo largo de la Calle Real (carretera CA-141), acumulan el mayor número de edificios protegidos y los edificios más significativos (Ayuntamiento, Iglesia, Cementerio, escuela, Centro multifuncional).

El Plan General, procede a realizar un análisis singularizado de cada uno de dichos núcleos desde el punto de vista morfológico, estableciendo los usos, tipologías y edificabilidades de cada uno de ellos.

Del total de la superficie del municipio el 79,48 por ciento se clasifica como suelo rústico; el 19,54% como suelo urbano y apenas el uno por ciento como suelo urbanizable.

El Plan urbanístico delimita seis pequeños sectores de suelo urbano no consolidado y cuatro de suelo urbanizable delimitado.

Por lo que respecta al suelo rústico, diferencia el Plan entre el suelo rústico de especial protección y el suelo rústico de protección ordinaria, diferenciando dentro de los primeros los siguientes: suelos rústicos de especial protección ecológica, que se corresponden, por un lado, con el Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, y por otro, con áreas de arbolado autóctono; suelos rústicos de especial protección agropecuaria, es decir, espacios donde las características edafológicas los hacen idóneos para el uso agropecuario, y suelos rústicos de especial protección forestal, que se corresponden con las zonas altas del municipio.

 

La Crotu aprobó el plan urbanístico de Argoños, un paso para buscar una solución a los derribos ante la justicia
Comentarios