sábado. 26.11.2022
El tiempo
CRÍTICA

El Alma de Sara Baras deja su huella en Santander

El Palacio de Festivales de Cantabria acogió 'Alma', el homenaje de la bailaora a su padre por enseñarla a amar los boleros

Sara Baras en el palacio de Festivales de Cantabria.
Sara Baras en el palacio de Festivales de Cantabria.
El Alma de Sara Baras deja su huella en Santander

FICHA:

-‘Alma’. Guión, dirección y coreografía: Sara Baras

-Bailarina principal: Sara Baras.

-Cuerpo de baile: Chula García, Charo Pedraja, Daniel Saltares, Cristina Aldón, Noelia Vilches y Marta de Troya.

-Colaboración especial cante: Juana la del Pipa, Israel Fernández y Rancapino Chico.

-Dirección musical: Keko Baldomero.

-Palacio de Festivales. Sala Argenta. Ciclo “Flamenco en el Palacio”. Ocupación: Lleno.

-Fecha: 19 de noviembre de 2022.

 

Sabemos que Sara Baras es una de las grandes embajadoras del flamenco por todo el mundo, y lo sigue demostrando con este 'Alma', el homenaje que la bailaora hace a su padre, el hombre que la enseñó a amar los boleros, “donde el flamenco abraza al bolero, y el bolero se deja abrazar por el flamenco”. Sigue las mismas pautas de todos sus espectáculos, calidad del máximo nivel, fuerza, elegancia y mucho arte.

La propia Baras se encarga de la dirección, el guión y las coreografías, una vuelta de tuerca a la tradición, una fuerza telúrica con una elegantísima propuesta escénica, vestuario exquisito de Luis F. Dos Santos y con un diseño de iluminación de Antonio Serrano y Chiqui Ruiz que va creando escenas de ambientes románticos y con discretos movimientos de los músicos en sus posiciones.

Desde sus zapateados de vértigo al vuelo de su mantón, pasando por su giros poderosos con ese arte del movimiento de sus brazos, y esa soberbia puesta en escena donde no hay sitio para el azar. Su propio nivel de exigencia aprendido de su madre desde niña, empezando por ella misma y siguiendo por el cuerpo de baile que la arropa: Chula García, Charo Pedraja, Daniel Saltares, Cristina Aldón, Noelia Vilches y Marta de Troya.

Momentos mágicos con las letras del bolero haciendo de guión, como esa estupenda versión aflamencada de 'Te extraño' en el cante de Rubio de Pruna, o el fantástico solo al piano de Álex Romero con su personal versión de 'Contigo aprendí'. Es ese equipo del que siempre habla en el que se apoya para brillar alejada de todo divismo, con sus lunares a mil revoluciones.

Un engranaje donde cuenta una vez más con la dirección musical del guitarrista Keko Baldomero, con sus siete magníficos músicos y sus siete bailarines, además de las voces enlatadas de Juana la del Pipa, Rancapino Chico e Israel Fernández.

Una forma de entender la vida a compás con que la artista, sin duda, una de las más arrolladoras y creativas de las últimas décadas del flamenco, invoca al duende cada vez que pisa las tablas y el aire se llena de magia. Es capaz de hacernos volar de la alegría al desgarro, que baila con el corazón y echa el resto.

Son ya muchas las visitas que Sara Baras ha hecho a Santander y, de nuevo, se llevó todos los “oles” y los “bravos” de un público entregado que abarrotaba la Sala Argenta y que, puesto en pie, agradeció a la bailaora todo su arte y su entrega en el final del Ciclo “Flamenco en el Palacio”. Los lleva recibiendo desde que en diciembre del pasado año estrenó esta joya de 'Alma' y que ha paseado por tantos escenarios de teatros y auditorios. Y lo que le queda.

Ya al final de la velada le fue entregado el premio 'La Capitana' concedido por el Gobierno de Cantabria en su primera edición, un homenaje a la gran bailaora, cantante y actriz Carmen Amaya, cuyos restos reposan junto a su esposo, el guitarrista cántabro Juan Antonio Agüero, en el cementerio de Santander, recibido por Sara Baras con gran emoción y agradecimiento.

Cuando la calidad de un espectáculo es tan alta, sobran más comentarios. A esto nos referimos cuando suspiramos, deseamos, aspiramos a una programación palaciega del máximo nivel artístico.

Lo dicho, la elegancia y la música del bolero al servicio del arte; eso es Alma.

El Alma de Sara Baras deja su huella en Santander
Comentarios