sábado. 25.05.2024
El tiempo
CRÍTICA

Haydn y sus 'Estaciones' brillan en Santander de la mano de Jordi Savall

El Palacio de Festivales de Cantabria acogió el concierto de La Capella Nacional de Catalunya & Le Concert des Nations

Jordi Savall sobre el escenario del Palacio de Festivales.
Jordi Savall sobre el escenario del Palacio de Festivales.
Haydn y sus 'Estaciones' brillan en Santander de la mano de Jordi Savall

FICHA:

-Franz Joseph Haydn: Las estaciones. (Die Jahreszeiten), Hob XXI.3

-Solistas: Dénise Beck, soprano. Tilman Lichdi, tenor. Matthias Winckhler, barítono.

-La Capella Nacional de Catalunya & Le Concert des Nations. Violín concertino: Lina Tur Bonet.

-Dirección musical: Jordi Savall.

-Espacio: Palacio de Festivales, Sala Argenta. Martes 27 de febrero 2024.

-Calificación (sobre 5): ****

Siempre es un privilegio poder escuchar Die Jahreszeiten (Las estaciones), uno de los oratorios más hermosos del repertorio barroco convertido en la obra casi testamentaria de Josep Haydn, dado que es de las últimas del compositor austriaco junto a sus otros oratorios 'Las Siete Palabras de Cristo' y 'La Creación'. Estrenada en Viena en 1801, requiere de unos intérpretes de alta escuela, tanto orquestales como vocales.

La música de Haydn, con claras influencias mozartianas, recoge los textos escritos por el barón Gottfried van Swieten basados en la obra poética 'The Seasons' del escritor escocés James Thomson. Es un reflejo casi pictórico de la naturaleza en las cuatro estaciones, Primavera, Verano, Otoño e Invierno, y los textos reflejan las distintas etapas de la vida humana y la relación entre la naturaleza, el hombre y Dios.

Este concierto se ha enmarcado en la celebración en Santander del proyecto Yocpa (Youth Orchestra and Choir Professional Academies) que ha tenido lugar en la última semana en la capital cántabra de la mano de Jordi Savall. Para su actuación en el Palacio de Festivales, se han juntado La Capella Nacional de Catalunya y Le Concert des Nations, junto a los necesarios tres solistas para abordar esta magna obra.

Contar con dos conjuntos, orquesta y coro, de esta categoría artística es un lujo necesario para llevar al máximo nivel interpretativo la obra de Haydn. El coro formado por 20 voces profesionales en música antigua y la orquesta con instrumentos de época, consiguen un sonido reconocible y técnicamente ajustado a la escritura y textos de alta exigencia musical.

La parte de voces solistas fueron abordadas por la soprano danesa-germana Dénise Beck, como Hanne, de vocalización limpia y hermoso timbre aunque algo tirante en la zona aguda; el tenor alemán Tilman Lichdi, como Lukas, de afinación y registro vocal necesario, y el barítono alemán Matthias Winckhler, como Simon, el mejor de los tres por su amplio registro y destacada musicalidad. Su interpretación de las arias de la Primavera y del Verano fueron momentos muy destacados.

Le Concert des Nations es una delicia escucharles, con la seguridad que imprime la violín concertino Lina Tur sobre toda la orquesta de época, desde la estupenda sección de cuerdas, a todo el viento incluidas las trompas  a pesar de los habituales problemas en su afinación al tratarse de sonidos antiguos. Mención aparte merece Luca Guglielmi al frente del pianoforte. Momentos de especial belleza fueron la introducción de cada estación o la perfección sonora en la tormenta del Verano y sus sonidos de relámpagos a cargo de la flauta. El final del Invierno fue un ejercicio de virtuosismo y concertación.

La Capella Nacional de Catalunya formada por 20 voces, a mitad entre mujeres y hombres, demostró una profesionalidad digna de sus altos niveles de exigencia. Todas las voces, sopranos, altos, tenores y bajos, suenan con perfecta vocalización y afinación, en plena conjunción y compenetración, con timbres vocales de absoluto reconocimiento. Los diálogos y contrastes son expuestos de forma brillante y total concertación con la orquesta. Estuvieron espléndidos en el famoso coro de la vendimia del Otoño, desde el Allegro molto hasta la coda final.

Jordi Savall dirige casi sin mirar la partitura por el absoluto control que tiene sobre la obra y sobre sus intérpretes, a los que él mismo fundó hace ya muchos años. Salió a dirigir ayudado por un bastón a causa de una inoportuna caída estos días en su domicilio. A sus 82 años, su historia y su trabajo de recopilación y recuperación de obras antiguas está ya más que demostrado.

Una gran cita que el público supo premiar con calurosos aplausos y ovaciones a un gran trabajo de conjunto. Savall interrumpió los aplausos para dar las gracias al Gobierno de Cantabria por esta oportunidad y para un recuerdo a las víctimas de la guerra de Ucrania y de Gaza. Aunque estemos de acuerdo con este recuerdo, creemos que no es el escenario más adecuado hacer este tipo de declaraciones, sobre todo después de un concierto tan magno como el que se acababa de celebrar. Hay otros momentos más apropiados para ello.