sábado. 25.05.2024
El tiempo

La Galería Siboney, en Santander, acoge la muestra ‘Ropa de trabajo’ de Teresa Moro

La inauguración es hoy, viernes, a las 19.00 horas, y permanecerá hasta el día 23 de junio

Corbatas D Hockney Low.
Corbatas D Hockney Low.
La Galería Siboney, en Santander, acoge la muestra ‘Ropa de trabajo’ de Teresa Moro

La Galería Siboney, en Santander, acoge la muestra ‘Ropa de trabajo’ de Teresa Moro, de tal forma que la inauguración es hoy, viernes, a las 19.00 horas, y permanecerá abierta al público hasta el día 23 de junio.

Teresa Moro (Madrid, 1970),  presenta su cuarta exposición individual en la Galería Siboney, tras sus muestras de 2012, ‘Atracciones’; en 2016 con ‘Intento de apropiación de una silla de París 2, (Spin-off)’, y 2019, con ‘Seguir pintando’, aunque cabe decir que con la galería lleva trabajando más de 20 temporadas, y que ha participado en distintos proyectos colectivos, o en distintos stands de ferias. 

Teresa Moro ofrece una colección intimista de delicados gouaches y acrílicos con los que delinea las camas de Matisse, Calder, Hopper, Magritte, los estudios o los pequeños muebles auxiliares de Bourgeois, O’Keeffe, D. Judd o D. Hockney.

Estamos asistiendo a una transformación, a una veneración del estudio de los grandes artistas como reliquias, como santuarios. Teresa Moro los presenta, más que como medio abonado, espacio donde debe crecer la vegetación de la creatividad, siguiendo un tipo de causalidad propia de la jardinería o de la biología que con tanto acierto criticó Proust en Contra Sainte-Beuve, como hueco en el que el cuerpo ha dejado su molde emocional, como soporte de lo sentido, reflejado por medio de un color encendido, onírico, frágil, evanescente.

Son imágenes que evocan un contacto sensual, multimodal, con los objetos que podrían desencadenar, restaurar, los recuerdos de otra persona con la que desearíamos tener afinidades. Hay una forma de pensar en imágenes, o de sentir con una materia, con unos objetos determinados, que no se puede transcribir en palabras.

Gabriel Rodríguez se refería al estudio de los grandes artistas como reliquias, como santuarios, y tres años más tarde, su celebrada exposición en el Museo Marco de Vigo de 2022, comisariada por Miguel Fernández-Cid, llevaría por título ‘El efecto reliquia’. Sin duda premonitorio, este adelanto respecto de aquello que será en “cuerpo central” del trabajo de la artista.

El título de esta exposición, ‘Ropa de trabajo’, que podía haber sido más extenso, ya que alude a la ropa de trabajo de los artistas, es el resultado de años de trabajo en torno a aquello que ha supuesto el hilo conductor de sus sucesivas entregas expositivas, la intención de la artista de sacar a la luz lo especial, lo singular, que ella percibe en los estudios de los artistas, y que sobre todo viene dado por una relación de admiración o reconocimiento en todos los casos y que al individualizarlos nos propone que se nos revelen desde un punto de vista nuevo. 

Vestido novia.
Vestido novia.

La atracción de Teresa Moro por las prendas de vestir, afloró en algún momento mientras rastreaba los entornos domésticos o de trabajo de los artistas, a la caza de objetos para ‘El Efecto Reliquia’. El proyecto con el que trató de explicar la emoción  que  siente  cuando  cree  encontrarse  ante  algo  que  pudiera  haber pertenecido o haber sido utilizado por un creador al que ella admira.

Para aquella exposición del Marco de Vigo, pintó un delantal de Henry Moore que había visto apoyado en el respaldo de la silla del escultor, una camisa de cuadros que Donald Judd lucía en varias fotos y un vestido Marimeko de los 50 de Giorgia O’Keeffe.

El año pasado pensando cómo resolver la invitación a intervenir una vitrina en un pasaje comercial del Centro de Madrid, se acabó de convencer de la pertinencia de  continuar  esa  nueva derivada ya escindida de su investigación preliminar. Tras inspirarse en  los  escaparates  de vestuario laboral que la fascinan desde siempre Moro ideó una sencilla instalación consistente en dos dibujos de monos de trabajo creados hacia 1920: la Prozodezhda de Alexander Rodchenko y la Tuta del italiano Thayaht, acompañándolos de reproducciones de los patrones originales y fotografías de los  autores.

Aquellas obras han venido a unirse a otras que retratan los chalecos diseñados por Depero para acudir a las veladas futuristas, el traje antineutral de Giacomo Balla o un dos piezas de patchwork que Sophie Taueber-Arp se cosió en 1921 para realizar una performance.

‘Ropa de trabajo’ presenta ahora este acervo de nuevas piezas. Pintadas en gouache sobre papel, buscando dotar al color de una sutil vibración. La artista cree notar en el uso de esa técnica una feliz reverberación de las vanguardias. Sin duda, también puede percibir ese eco en el recuerdo al profesor Francisco Javier San Martín y por supuesto en el Archivo  Lafuente, ambos han estado presentes en las conversaciones entre la artista y la galería durante la preparación de esta muestra.

Teresa Moro es licenciada en Bellas Artes, especialidad de Pintura, por la Universidad  Complutense de Madrid  (1988-1993) y continúa su formación en Londres, Painting BCA, Chelsea College of Art and Design, the London Institute. 

Entre  la fecha que fue seleccionada para el XVI Salón de los 16. (Círculo de Bellas Artes. Madrid. 1996), cuando contó la temprana edad de 26 años, y la actualidad, ha logrado tener obras en las más importantes colecciones nacionales, como   el   CGAC,   (Centro   Galego   de   Arte Contemporáneo, Santiago de Compostela). Fundación Endesa. Museo de Teruel. Fundación Cañada Blanch, Valencia. Diputación de Cádiz.  Ministerio de Cultura, Colección del Colegio de España en Paris. Colección de Arte Contemporáneo de la Fundación de Fútbol Profesional,   Madrid.   Meiac,   Museo   Extremeño   de   Arte   Contemporáneo. Macuf Museo Unión Fenosa de Arte Contemporáneo, La Coruña. Colección Angel, Madrid. Banco de Sabadell.  Colección Unicaja,  Málaga.  Colección Arte Contemporáneo del Museo Municipal, Ayuntamiento de Madrid. Colección de Arte Contemporáneo del Ayuntamiento de Pamplona.  Colección Coca-Cola España, Madrid.  Colección Prosegur.  Colección CAB Caja Burgos, entre los españoles.  Y en el MOMA, Museum of Modern Art (Colección de Dibujo Judith Rothschild Fundation), Nueva York, Estados Unidos o la también neoyorkina Hoggard Wagner Art Collection, entre los internacionales.