domingo. 25.02.2024
El tiempo

‘Eterno’, un poco emotivo homenaje flamenco a Picasso

El Palacio de Festivales de Cantabria acogió la danza en homenaje al pintor que en abril conmemora el 50 aniversario de su muerte

Representación de 'Eterno'.
Representación de 'Eterno'.
‘Eterno’, un poco emotivo homenaje flamenco a Picasso

FICHA:

-Danza: 'Eterno'.

-Coreografía y dirección artística: Carlos Rodríguez

-Música de Manuel Urbina (Suite Picasso) y Lucas Vidal (Eterno)

-Bailarines: Carlos Rodríguez, Joaquín de Luz, Mayte Bajo, La Lupi, Hugo Aguilar, Pablo Egea, Sara Calero, Laura Fúnez, José Maldonado, Ana del Rey, Joan Fenollar.

-Músicos: Daniel Jurado, Pedro Medina, Curro de María, Ricardo Vázquez, Roberto Jabonero, Julio Alcocer, José Luis Hernández y Manuel de la Nina.

-Palacio de Festivales de Cantabria, Sala Argenta. Sábado, 18 de marzo de 2023.

-Calificación (sobre 5): ***

El próximo día 7 de abril se conmemora el 50 aniversario de la muerte de Pablo Ruiz Picasso con variados actos y exposiciones. Y ahora hemos podido ver en Santander 'Eterno', la nueva coreografía del bailarín y coreógrafo Carlos Rodríguez, que homenajea al pintor. No es una biografía bailada de la vida del artista, sino la expresión en danza del ambiente de sus primeros tiempos de su mundo pictórico.

El gran mérito de 'Eterno' es haber logrado reunir a un elenco de estupendos bailarines, jóvenes y veteranos, encabezados por Joaquín de Luz, actual director de la Compañía Nacional de Danza, y con los siempre brillantes Mayte Bajo, La Lupi, José Maldonado, Ana del Rey, Hugo Aguilar o Sara Calero. Se vuelve a demostrar, una vez más, la enorme calidad de los bailarines españoles, auténticos merecedores del mayor reconocimiento.

En la primera parte, Suite Picasso, los bailarines están enfundados en trajes de principios del siglo XX, interpretando palos flamencos en toda su tradición y momentos de encuentro entre el ballet y la danza española, como el paso a dos entre Joaquín de Luz y Sara Calero. Entre tarantos y farrucas se dibuja el paisaje parisino que tanto gustaba a Picasso y donde el baile español estaba muy presente.

El personaje del Arlequín, tan utilizado por el pintor, lo recrea Joaquín de Luz con sus saltos y evoluciones ejecutados de forma magnífica. En la segunda parte, De Luz se convierte en el toro, el otro gran tema y figura de la obra del malagueño, con todo su simbolismo erótico.

En el segundo acto, el verdadero Eterno, Carlos Rodríguez dibuja el mundo abstracto de Picasso, cambia la escenografía por colores blancos y vestuario atemporal, la elaboración del lienzo como elemento de deconstrucción en el suelo y que los propios bailarines desgajan y rompen. Quiere acercarnos al mundo interior del artista, donde Joaquín de Luz, tras un emocionante paso a dos con Ana del Rey, se despoja del personaje del arlequín/toro y se muestra como el pintor en su taller, creando, en acción.

Carlos Rodríguez ha querido recrear demasiados momentos, alargando escenas (el primer acto dura una hora larga de puro flamenco), lo que hace que se pierda algo la perspectiva. La dirección de escena de Alberto Velasco, aunque trabajada, tiene momentos en que no consigue dar coherencia a la línea argumental y tampoco ayuda el deficiente diseño de iluminación de Luis Perdiguero, a pesar de los amplios medios técnicos de que dispone. Atrayente el vestuario de Rosa García Andújar, recreando los estados de ánimo del pintor malagueño.

La música original de Manuel Urbina para Suite Picasso, y de Lucas Vidal para Eterno, es interpretada en directo por ocho músicos, orillados en un lateral del escenario, casi a escondidas, con momentos interesantes aunque no siempre las melodías ayudan a complementar la dramaturgia.

Los ocasionales fallos de coordinación en los bailes y escenas grupales, sobre todo en el segundo acto, posiblemente sean a causa de la necesidad de un mayor trabajo en equipo, cada uno de los bailarines llegan el mismo día de la actuación, bailan y se vuelven a sus lugares de origen. Sólo la gran profesionalidad de todos ellos y el arte que expresan en el escenario, salvan la situación.