martes. 23.04.2024
El tiempo
CRÍTICA

El estreno de 'REconectando', un reflejo de la fuerza del teatro musical

El Palacio de Festivales acogió el estreno de este teatro musical, una idea original de Adrián Alonso

Un momento de la representación de 'Reconectados'. Ángel Camarero
Un momento de la representación de 'Reconectando'. Ángel Camarero
El estreno de 'REconectando', un reflejo de la fuerza del teatro musical

FICHA:

-Musical: 'REconectando'. Estreno absoluto.

-Idea original: Adrián Alonso y Ana Conde

-Intérpretes: Loli Andreu, Rebeca Alonso, Nuria Gedack y Adrián Alonso. Bailarinas de la Compañía de Danza Dantea.

-Composición: Ana Conde. Pianista en escena: Martín Caro

-Palacio de Festivales de Cantabria, Sala Pereda. Viernes, día 14 de abril de 2023.

-Calificación (sobre 5): ***

Desde hace ya varios años vivimos en nuestro país un auténtico boom del teatro musical, y no solo en Madrid o Barcelona, sino que esta onda se expande por todo el territorio. Los teatros se llenan de un público ávido de disfrutar, de soñar, de dejarse llevar por historias fantásticas de comedias y dramas que les hagan emocionar.

Qué contento estaría el añorado y admirado Íñigo Santamaría (Vitoria 1970-Oviedo 2019), uno de los mayores expertos en musicales, autor junto a Xavi Martínez de la mayor obra recopilatoria del teatro musical en España, 'Desde el Sur del Pacífico hasta Más allá de la luna', una ingente enciclopedia de 1.600 páginas donde se recogen todos los títulos, funciones y repartos que se han estrenado en nuestro país desde 1955 hasta 2012. Su obra la donó con toda generosidad a la Biblioteca Pública de Asturias, en Oviedo, para consulta y disfrute de los amantes del teatro musical.

Y de esta suerte de fiebre por los musicales surge 'REconectando', una idea original de Adrián Alonso, actor y cantante cántabro, que ha conseguido reunir a un grupo de artistas y bailarines de Cantabria para dar luz a una obra de recuerdos y homenajes.

La historia de 'REconectando', escrita por el propio Adrián Alonso junto a Ana Conde, es sencilla y de pequeño formato escénico, con cuatro personajes nada ficticios, un grupo de antiguos alumnos de un instituto que se reúnen pasados veinte años y recuerdan los momentos más añorados que pasaron en esas aulas, con sus vivencias, amores y actuaciones estudiantiles. Es el marco ideal que utilizan los autores para escenificar distintos números musicales del repertorio más conocido y no tan conocido, convirtiéndose en una especie de homenaje al género.

De forma hábil, en algunos números utilizan al público para integrarlo en la función, así surgirá 'We will Rock you', de Queen, la escena del musical 'Annie' de Charles Strouse, el 'América' de  West side Story, el 'Dancing Queen' de Abba o la siempre emocionante 'Canción del pueblo' de Los Miserables.

Hay tiempo para las escenas más íntimas, los solos del protagonista “Marcos” recordando sus sentimientos por 'Julia' y en su dúo de amor cantando juntos una adaptación de 'What more can I say?' del musical 'Falsettos'. La obra gana muchos enteros en esos momentos de soliloquios.

Algunos podrán decir que son muy osados, bendita osadía, interpretando escenas muy complicadas de los grandes títulos del repertorio, pero todo queda encajado en una historia sencilla de un grupo de amigos que solo pretenden disfrutar con antiguos recuerdos. Es verdad que algunas escenas están más logradas que otras, que el “América” del West side Story está mejor bailado que cantado, que se podrán pulir ciertos desajustes vocales para futuras funciones, producto de los nervios del estreno.

Todo el reparto hace un buen trabajo con cada personaje, Loli Andreu como 'Julia', Nuria Gedack como “Cata”, Rebeca Alonso como 'Miriam', el propio Adrián Alonso como 'Marcos', junto a las bailarinas de la Compañía de danza Dantea, y el pianista Martín Caro como 'Martín', un personaje que merecería ser más partícipe en la obra, consiguen que el público vibre y hasta en ocasiones, se emocione. Buen diseño de iluminación de Javier Vidal y vestuario acorde a la historia.

El público del Palacio de Festivales premió con grandes ovaciones un trabajo serio y esforzado y que puede traer grandes alegrías para futuros proyectos. Como bien escribió Íñigo Santamaría en el final del Prefacio de su obra: ¡Larga vida al musical!.