martes. 23.04.2024
El tiempo

UGAM-COAG y UPA piden amparo al Defensor del Pueblo ante el problema con el lobo

Las Organizaciones Agrarias se quejan de que el Ministerio no emitió los informes para una posible extracción de ejemplares

La Justicia avala la protección del lobo. Web Gobierno regional
Las Organizaciones Agrarias se quejan ante el Defensor del Pueblo. Web Gobierno regional
UGAM-COAG y UPA piden amparo al Defensor del Pueblo ante el problema con el lobo

Las Organizaciones Agrarias UGAM-COAG y UPA han registrado ayer una petición de amparo al Defensor del Pueblo ante el grave problema que tienen los ganaderos por los continuos ataques del lobo al ganado y que no está teniendo ninguna solución por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miterd), sino más bien todo lo contrario.

Desde UGAM-COAG y UPA se han presentado la denuncia ante el Defensor del Pueblo por las actuaciones con respecto al lobo del Miterd, que junto a organizaciones conservacionistas, iniciaron el procedimiento para incluir a todas las poblaciones de lobo en el Listado de Especies Silvestres de Protección Especial (Lespre).

Un procedimiento que finalizó con su inclusión, obviándose durante su tramitación el criterio mantenido por las Comunidades Autónomas que se encuentran realmente afectadas por la presencia del lobo, como es el caso de Cantabria, aseguran.

Dicha inclusión ha dado como resultado la proliferación exponencial del número de lobos y de los daños causados por estos a las ganaderías de Cantabria. Así lo demuestran las cifras facilitadas por la consejería de Desarrollo Rural del Gobierno de Cantabria, donde además se aprecia la comparativa de daños antes y después de la inclusión de todas las poblaciones de lobo de España en el Lespre.

El secretario general de UGAM COAG, Gaspar Anabitarte, ha mostrado las cifras, remitidas por la Consejería de Desarrollo Rural, donde se puede comprobar los ataques diarios al ganado, se estima tres ataques diarios, como por ejemplo en Campoo de Suso donde se el lobo ha atacado hasta en 340 ocasiones. En 2022 fueron 2.436 reses muertas, de tal forma que se noto el enorme incremento desde que entró el lobo en el Lespre.

“Hasta la actualidad, las matanzas de ganado por el cánido han continuado incrementándose sin ningún tipo de control”, indicó.

Por otra parte, las dos Organizaciones Agrarias se amparan en la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que prohíbe dar muerte a animales incluidos en el Lespre, pero se establece la posibilidad de que esa norma quede sin efecto, siempre y cuando se den circunstancias tales como la existencia de perjuicios importantes para el ganado o razones de interés público, incluidas las de carácter socioeconómico.

Además, en el Lespre se establece en su Disposición Adicional Primera una serie de criterios aplicables para las posibles autorizaciones de extracciones y capturas de lobos que puedan ser adoptadas por los órganos competentes de las Comunidades Autónomas en aplicación del régimen de excepciones.

Éstas son que no exista otra solución satisfactoria y se haya demostrado que se han aplicado adecuadamente por parte de las explotaciones afectadas medidas preventivas o de protección del ganado y hayan resultado ineficaces, teniendo para ello en cuenta el catálogo de medidas de protección del ganado ante eventos de depredación del lobo publicado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, así como otras medidas de protección que hayan sido previamente valoradas favorablemente por la Comunidad Autónoma o para las cuales se disponga de evidencia científica sobre su efectividad.

La segunda, que se justifique con el mejor conocimiento disponible que la medida de extracción y captura de ejemplares no afecta negativamente al estado de conservación favorable de la especie.

Y la tercera, que se justifique la existencia de perjuicios importantes para el ganado en las explotaciones afectadas, atendiendo a posibles daños recurrentes o significativos. Las medidas deberán ser selectivas, realizarse en un tiempo lo más próximo posible al perjuicio y lo más cercano a las explotaciones afectadas y deberá realizarse un seguimiento de la efectividad de las actuaciones de extracción”.

En base a lo anterior, por parte de la Dirección General de Biodiversidad del Gobierno de Cantabria se plantearon al Miterd solicitudes de informes sobre futuras resoluciones de controles, los cuales se ejecutarían de acuerdo con las excepciones señaladas. Sin embargo, por parte del Ministerio la única respuesta fue que no se pronunciaba sobre tales peticiones y que supeditaba sus informes a que se aprobase la Estrategia de conservación y gestión.

También, las Organizaciones Agrarias han informado al Defensor del Pueblo que debido a los daños producidos por el lobo,, principalmente en las ganaderías de zonas de montaña, los ayuntamientos situados en estos territorios solicitaron a la Administración autonómica de Cantabria que se realizasen controles de ejemplares de lobo en sus municipios.

Esto culminó en la aprobación de tres resoluciones en junio de 2022 en las que se autorizó los controles de lobo en los municipios más afectados por la presencia de esta especie en Cantabria.

El día 28 de julio de 2022 se aprobó en la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente la ‘Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo y su convivencia con las actividades del medio rural’, señalando que para realizar extracciones debe solicitarse un informe preceptivo y no vinculante al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

El Gobierno de Cantabria se adhirió a la citada estrategia el día 9 de agosto de 2022 mediante escrito del consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad, Guillermo Blanco (PRC) dirigido al secretario de Estado de Medio Ambiente en el que también se reiteraba la urgente evacuación de los informes preceptivos por parte de la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, sobre las resoluciones de control de ejemplares publicadas en el Boletín Oficial de Cantabria el día 15 de junio.

Cabe poner de relieve que la Comunidad Autónoma de Cantabria no aprobó inicialmente la Estrategia, sino que se vio obligada a ello en tanto que su suscripción era una condición impuesta por el Ministerio para emitir sus informes sobre posibles controles.

A pesar del tiempo transcurrido, y de la insistencia por parte del Gobierno de Cantabria para que desde el Ministerio se lleven a cabo los citados informes preceptivos, a día de hoy estos informes aún no han sido emitidos, lo que supone una clara dejación de funciones por parte de esta Administración, comentan las organizaciones agrarias.

Esto hace entender a las organizaciones firmantes que este retraso no obedece sino a un nuevo intento para obstaculizar la necesaria gestión del lobo, retrasando cualquier posible intervención de la Administración autonómica y sirviendo como un elemento más que permita la judicialización de dicha gestión, lo que está impidiendo en la práctica cualquier tipo de control sobre la especie.

Mala fe

UGAM-COAG y UPA entienden que esta forma de actuar obedece a la mala fe en la actuación del Ministerio, con una estrategia perfectamente calculada a los efectos de lograr la proliferación del lobo hasta un número muy superior al necesario para un estado de conservación favorable, obviando los graves daños que ello causa a las explotaciones ganaderas.

Para lograr esa finalidad, por parte del Miterd no se tiene en consideración que la población actual de lobos implica que sea innecesario que actualmente se encuentre integrado en el Lespre y se llevan a cabo todo tipo de actuaciones para lograr entorpecer cualquier intento de gestión de la especia, ya sea solicitando trámites innecesarios o evitando la emisión de informes preceptivos.

Las Organizaciones Agrarias concluyen que la denuncia  pretende la intervención del Defensor del Pueblo sobre las actuaciones del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en dos aspectos.

El primero, que remita los informes actualizados de los que disponga en relación a las poblaciones de lobo y una vez se constante que esta especia no cumple con los requisitos que se precisan para su actual protección, se inste que la misma sea excluida del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

Y segundo, requerir al  Ministerio para que remita a la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria los informes preceptivos solicitados a los efectos del cumplimiento de lo dispuesto en la Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo (Canis lupus) y su convivencia con las actividades del medio rural.