lunes. 15.04.2024
El tiempo

Condenado a entrar en prisión por conducir bebido en Reinosa, negarse a las pruebas de alcoholemia y carecer de permiso

El implicado fue condenado en más ocasiones por conducir sin carnet, por lo que no cabe la suspensión de la pena de cárcel

Municipio de Reinosa. R.A.
Municipio de Reinosa. R.A.
Condenado a entrar en prisión por conducir bebido en Reinosa, negarse a las pruebas de alcoholemia y carecer de permiso

El titular del Juzgado de lo Penal número dos de Santander ha condenado a un año y tres días de prisión y al pago de una multa de 360 euros a un hombre por conducir bajo los efectos del alcohol, negarse a realizar las pruebas de alcoholemia y, además, carecer de permiso para circular.

Además, la sentencia recoge que está privado del derecho a conducir vehículos a motor durante dos años.

Como ha sido condenado hasta en tres ocasiones anteriores por no haber obtenido nunca permiso que le habilite a conducir, se le ha aplicado la circunstancia agravante de multirreincidencia.

Precisamente, el hecho de que no se trate de un reo primario sino habitual, hace que no se pueda acordar la suspensión de la pena de prisión.

Los hechos por los que ha sido condenado tuvieron lugar el pasado día 15 de octubre en Reinosa, cuando el ahora condenado conducía un vehículo “bajo los efectos de una ingestión alcohólica precedente, por lo que tenía mermadas sus facultades psicofísicas”.

Reflejos

La sentencia explica que presentó “lentitud de reflejos, reducción del campo visual y alteraciones de la percepción, efectos que limitaban gravemente su aptitud para el manejo del vehículo a motor”.

Ante esta situación, agentes de la Policía Local le “requirieron expresamente a fin de practicarle las correspondientes pruebas de detección alcohólica, negándose el conductor a ello”.

Además, el acusado “conducía el vehículo careciendo del permiso habilitante para ello, al no haberlo obtenido nunca y siendo plenamente consciente”.

Durante el juicio, el acusado reconoció estos hechos y se mostró conforme con la pena solicitada por la Fiscalía, por lo que el magistrado titular del órgano dictó sentencia in voce, que es firme.