domingo. 19.05.2024
El tiempo
DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

“Estuve en una empresa nacional muy conocida donde notaba la discriminación a la hora de ascender”, asegura Miren Bego

Licenciada en Historia del Arte y afincada en Noja desde hace 20 años, recuerda haber sufrido alguna que otra experiencia desagradable que ha servido para hacerla más fuerte y no tolerar ningún otro atropello

Miren Bego junto a su hija.
Miren Bego junto a su hija.
“Estuve en una empresa nacional muy conocida donde notaba la discriminación a la hora de ascender”, asegura Miren Bego

“Estuve en una empresa nacional muy conocida donde notaba la discriminación a la hora de ascender”, asegura Miren Bego Pinedo, una alavesa, licenciada en Historia del Arte por la Universidad del País Vasco.

Afincada en Noja desde hace más de 20 años, recuerda haber sufrido alguna que otra experiencia desagradable que ha servido para hacerla más fuerte, no tolerar ningún otro atropello y contribuir a forjar su personalidad.

Una experiencia laboral que supuso que tanto ella como sus compañeras, a pesar de tener un contrato indefinido, abandonasen la empresa, por los tratos no adecuados de sus superiores.

Con 49 años y un Máster en economía, gestor de comunidades e intermediación inmobiliaria, la trayectoria en el mercado laboral de Miren Bego es bastante amplia.

Ha trabajado como gestor comercial y atención al público desde que acabo sus estudios, asesor inmobiliario durante 17 años, de los cuales 12 de ellos como autónomo de empresa propia.

Después, ha ocupado el cargo de directora de tienda en una empresa consolidada a nivel internacional dedicada al sector de la belleza, un trabajo que mantiene en la actualidad, aunque ha entrado en un Expediente de regulación de Empleo (ERE). “Así que mi inquietud personal sigue avanzando en un nuevo proyecto profesional dedicado a la hostelería”, comenta esta mujer cuando habla de su futuro laboral.

Destaca que su familia le ha enseñado los principios como persona en igualdad y respeto, ellos han sido su ejemplo en todo y un referente en lo laboral. En su opinión eran personas trabajadoras. “Mi madre modista y mi padre administrativo. Mi padre un ejemplo ya que empezó como calefactor y por las noches, después de salir de trabajar se sacaba los estudios en la Universidad nocturna de Administración de empresas. Mi madre como ama de casa, cuidó de sus hijas y ayudó en la economía familiar como modista”.

Con el paso del tiempo y a pesar de las experiencias vividas, esta alavesa considera que cada vez hay menos abuso de poder, sin distinguir el género. Desde su punto de vista,  la sociedad ha cambiado mucho, ya que la facilidad de  acceso a la educación, en sus diferentes etapas, es una pieza clave para que los hombres y mujeres crezcan juntos en igualdad.

Esta historiadora abandono el trabajo en una empresa tras una mala experiencia.
Esta historiadora abandono el trabajo en una empresa tras una mala experiencia.

Yo en mi niñez, ya en democracia, estudiaba en un colegio exclusivamente femenino, el cual ya cambio, gracias a Dios, y se fue convirtiendo en mixto muy poco a poco”, rememora de su etapa como estudiante.

Además de la educación, esta historiadora también concede importancia al esfuerzo de toda la sociedad. “Se ha progresado en que numerosos puestos laborales estén ocupados actualmente por mujeres, lo vemos desde la empresa, a pie de calle, en una fábrica, como en el gobierno”.

Es por ello, que a su juicio las mejoras son numerosas, “no digo totales, porque seguro que hay alguna brecha. Creo que lo bueno sería mirar un poco hacia los países nórdicos en cuanto a las ayudas que se conceden a las mujeres para ser madres y trabajadoras”.

En cuanto a que se siga celebrando el Día de la Mujer el 8 de marzo, a Miren Bego le resulta indiferente. “Para mí el día de la mujer son todos los días del año, al igual como el del hombre.

Siempre he celebrado el 8 de marzo porque es el cumpleaños de mi madre”, reflexionó cuando se le pregunta sobre los actos y actividades que se organizan en esta fecha.

Cuestiones

En cuanto a que una mujer se desnude donde y cuando quiera, también le es indiferente, ya que para esta trabajadora “cada uno es libre de su cuerpo y quien lo mire con malos ojos pues me parece que algo no le funciona bien en el cerebro”. En cuanto a estos actos, que suelen tener repercusión en los medios de comunicación, se muestra partidaria de mantener unas normas cívicas, simplemente eso y hace hincapié en que uno puede manifestarse con lo que quiera y como quiera.

Otro de los temas sobre los que Miren Bego dio su visión hace referencia al mundo de la prostitución. Ella se expresa con un rotundo ¡¡¡por supuesto!!!, cuando se le cuestiona por la posibilidad de legalizar este mundo.

“¡¡¡Ya están tardando!!!. Por no hacerlo, es uno de los maltratos más viles que se le puede hacer a una mujer, desde la propia familia que venden a sus hija hasta los proxenetas que las engañan y amenazan de muerte a ellas y sus familias, entre otros aspecto. Totalmente de acuerdo con la legalización”, subrayó.

Y tampoco deja de lado pronunciarse sobre las violaciones que sufren las mujeres. “Cuando una mujer no quiere hacer algo y lo hace en contra de su voluntad, aunque no oponga resistencia, siempre es violación, bien sea por miedo a perder la vida, bien sea por estar drogada… incluso en el propio matrimonio también puede haber violación, sin violencia. Es un tema muy extenso y profundo”, señaló.

No podía faltar otro tema que también ha generado discusión en la sociedad, como son los piropos que, en ocasiones, reciben las mujeres en la calle. “Mientras no sean faltas de respeto, me parece gracioso, incluso a veces te levantan un poco el ánimo, por ambas partes. Prefiero los piropos a algunas miradas, que dan más yuyu”, matizó.