viernes. 19.04.2024
El tiempo

Aparecen frailecillos muertos o agotados y otras aves en las playas de Cantabria

La SEO/BirdLife contabilizó sobre 500 ejemplares y los agentes del Medio Natural los recogen para analizar el motivo

Ejemplar de frailecillo muerto en Cantabria. SEO/BirdLife
Ejemplar de frailecillo muerto en Cantabria. SEO/BirdLife
Aparecen frailecillos muertos o agotados y otras aves en las playas de Cantabria

Numerosos frailecillos (Fratercula arctica) y otras aves, tales como alcatraces, araos, alcas o la gaviota tridáctila, han parecido muertos o agotados en las playas de Cantabria, tales como Berria en Santoña; La Salvé, en Laredo; Liencres, en Piélagos; Somo, en Ribamontán al Mar o Noja en los últimos días.

Los agentes del Medio Natural han recogido los ejemplares para realizar un análisis en el Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre, laboratorios y otros centros con el fin de detectar las causas de su fallecimiento y agotamiento.

Una de las teorías pasa por la debilidad que han sufrido por los temporales que les ha impedido alimentarse durante su invernada en aguas del Cantábrico. Algunos de los ejemplares de frailecillos están anillados y provienen de Escocia.

Aunque desde la SEO/BirdLife, Felipe González, señaló que se pretende descartar que el motivo sea la gripe aviar.

Hasta el momento han contabilizado alrededor de 500 aves en los últimos 15 días solo en Cantabria, desde que SEO/BirdLife puso en marcha su protocolo denominado Inspección Costera de Aves Orilladas (ICAO), ya que el fenómeno afecta a toda la costa Cantábrica y Portugal.

Asimismo, por medio del programa Provoca, los voluntarios recorren los arenales con el fin de registrar los casos, de tal forma que la ciudadanía también puede colaborar por medio de www.icao.seo.org.

Voluntarios del programa provoca en la playa.
Voluntarios del programa provoca en la playa.

Igualmente, el Gobierno de Cantabria también ha puesto en marcha su protocolo en el que se recomienda no tocar las aves y llamar al Servicio de Emergencia del 112.

La aparición de numerosos frailecillos muertos en las playas ya se vivió en Cantabria en los años 2011 y 2014.