martes. 23.04.2024
El tiempo

Nueve años y 10 meses de prisión por robar en una vivienda y agredir sexualmente a la mujer de 79 años

El acusado se declaró culpable y, en el derecho a la última palabra, pidió perdón en la Audiencia Provincial de Cantabria

Juzgados de Santander. R.A.
Juzgados de Santander. R.A.
Nueve años y 10 meses de prisión por robar en una vivienda y agredir sexualmente a la mujer de 79 años

La Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado hoy a nueve años y 10 meses de prisión a un hombre que en febrero de 2021 entró en una vivienda para robar y agredió a la mujer de 79 años que se encontraba sola en su interior.

El juicio estaba señalado en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial para la mañana de hoy, pero al comienzo del mismo la Fiscalía y la defensa del acusado han informado al tribunal de que llegaron a un acuerdo.

El ahora condenado se ha confesado culpable de los hechos por los que le acusaba la Fiscalía como autor de un delito de robo con violencia en casa habitada, otro de agresión sexual, otro leve de lesiones y un cuarto delito de usurpación de funciones.

Así, ha aceptado una pena de nueve años y diez meses de prisión, libertad vigilada durante 10 años, prohibición de comunicar o acercase a la mujer durante quince, y 180 euros de multa, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago.

En concepto de responsabilidad civil, ha sido condenado al abono de una indemnización a la mujer de 1.015 euros por las lesiones y 12.000 euros por el daño moral ocasionado.

Según los hechos leídos hoy en el juicio y con los que el acusado ha mostrado su conformidad, aprovechando que la puerta de una vivienda estaba abierta, accedió al interior “con ánimo de obtener un beneficio patrimonial indebido”.

Allí encontró a una mujer de 79 años, que se encontraba sola y se abalanzó sobre ella, la arrastró por el pasillo y la tiró al suelo. Una vez la mujer se encontraba postrada, la golpeó reiteradamente en el rostro mientras le gritaba ‘¿dónde está el dinero?’.

En el transcurso de la agresión, con ánimo de satisfacer sus deseos lúbricos, le mostró el pene y se tumbó encima de ella.

La mujer lloraba y le pedía que se quitara de encima que le dolía mucho la espalda, pero el acusado hizo caso omiso, abriéndole la camisa para tocarle el pecho y los genitales. La mujer consiguió quitárselo de encima arañándole en la cara.

Joyas y reloj

El acusado abandonó el domicilio llevando consigo joyas y un reloj, que no han sido recuperados. Posteriormente y tras pasar por agente de la Guardia Civil volvió al lugar de los hechos junto al marido de la mujer, a quien se había acercado en el bar del pueblo tras la agresión.

Una vez en la puerta de la vivienda intentó acceder al domicilio identificándose ante el agente lo que custodiaba como Guardia Civil e interesándose por los detalles del suceso.

Como consecuencia de estos hechos, la mujer sufrió traumatismo craneoencefálico leve, fractura de nariz y hematomas por todo el cuerpo.

Tras declararse culpable, el acusado ha hecho uso del derecho a la última palabra para manifestar que quería pedir disculpas a la víctima, que quería pedir perdón.