sábado. 26.11.2022
El tiempo

Cantabria registró 11 casos de acoso escolar y 172 procedimientos disciplinarios en el curso 2021-2022

La consejera de Educación, Marina Lombó (PRC), subrayó el “buen clima” de convivencia como queda reflejado en un descenso del 38,9 por ciento

Presentación del informe sobre la convivencia escolar en Cantabria
Presentación del informe sobre la convivencia escolar en Cantabria
Cantabria registró 11 casos de acoso escolar y 172 procedimientos disciplinarios en el curso 2021-2022

Cantabria registró un total de 11 casos de acoso escolar entre alumnos durante el curso 2021-2022, periodo en el que se activó el protocolo en 82 ocasiones, según datos recogidos en el informe sobre convivencia escolar elaborado por la Unidad de Convivencia de la Consejería de Educación y Formación Profesional.

Estas cifras arrojan dos aspectos positivos que demuestran un “cambio de mirada” hacia la función y sentido del protocolo, ya que se abrió en 19 ocasiones más, lo que significa un incremento del 30 por ciento. Esta situación de “buen clima de convivencia” queda reforzada con el descenso de casos frente al curso anterior, se registraron un 38,9 por ciento de casos de acoso escolar menos, 18 frente a 11.

La consejera de Educación y Formación Profesional, Marina Lombó, ha apelado a la implicación y participación de todos los miembros de la comunidad educativa como un aspecto “imprescindible” para lograr un clima positivo en los centros educativos.

Los datos de esta nueva edición del informe anual, relativo al curso 2021-2022, ratifican que, salvo contadas excepciones, el clima en las aulas es adecuado. “Pero mientras haya un solo caso de acoso escolar seguirá siendo imprescindible el trabajo de todos y cada uno de vosotros, de este Observatorio, de toda la comunidad educativa y del conjunto de la sociedad”, ha remarcado la consejera.

Clasificación por etapas

En lo que respecta a la diferenciación por etapas educativas, Lombó ha explicado que en Infantil se activó un protocolo, que no fue confirmado, mientras que en Primaria el número de casos fue de 30, de los que se confirmaron tres en los cursos superiores, uno en cuarto, otro en quinto y uno más en sexto.

En Educación Secundaria se activaron 44 protocolos y se confirmaron siete, en Bachillerato se activó el protocolo en tres ocasiones y se constató un único caso y, finalmente, en Formación Profesional no hubo ningún caso de acoso y el protocolo se activó en cuatro ocasiones, “lo que refleja que el 63,6 por ciento de los casos de acoso se produjeron en Educación Secundaria Obligatoria”, ha precisado la consejera.

El desglose por tipos específicos de casos demuestra que, de los once casos confirmados, uno fue de ciberacoso, otro más por situación de homofobia y dos más estuvieron relacionados con la diversidad funcional. Y en lo relativo a la distribución por género de los once casos confirmados, el informe recoge que siete fueron hacia chicos y cuatro hacia chicas.

Lombó ha explicado que “en muchas ocasiones, abierto el protocolo, se constata que no ha existido tal acoso escolar, pero sí problemas de convivencia”, en el curso 2021-2022 se dio esta situación en 35 ocasiones de las 70 y una en las que se activó el protocolo y no se constató acoso, pero sí se detectaron conductas contrarias a la convivencia. De esos 35 casos, 11 requirieron la instrucción de expedientes disciplinarios por conductas contrarias a la convivencia que no pudieron resolverse de forma restaurativa.

Según ha manifestado el seguimiento de esos casos en el curso actual permite constatar que de las medidas restaurativas desarrolladas tuvieron éxito en nueve de esos casos, lo que evidencia que “se ha logrado restaurar la convivencia y la situación de acoso ha cesado”. La situación está pues, normalizada, ha manifestado la consejera, aunque se mantendrá el seguimiento “al menos durante todo este curso y, si fuera necesario, más allá”.

Lombó ha señalado que también es importante dejar claro que la labor de la administración educativa es poner en marcha medidas en el ámbito educativo, enfocadas a la restauración de la convivencia. “No hay, porque no puede haberlo, un ánimo punitivo, sino de restablecimiento de un clima adecuada en el aula o en el centro”, ha precisado.

En los once casos confirmados de acoso, algunas de las actuaciones emprendidas por los centros educativos en esos casos fueron las siguientes con el fin de restaurar el ambiente convivencial: sesiones de orientación con las partes implicadas, revisión del Plan de Acción Tutorial, incluyendo nuevas actuaciones de sensibilización en materia de convivencia y prevención de acoso escolar; la realización de un seguimiento del alumno acosado por medio de tutorías individualizadas realizadas de manera periódica y las charlas para alumnado y familias sobre temáticas específicas pertinentes en cada caso, así como la implantación de programas de desarrollo de habilidades sociales, empatía y habilidades comunicativas.

Procedimientos disciplinarios

En al ámbito de los procedimientos disciplinarios el informe refleja que en durante el curso 2021-2022 los centros educativos cántabros incoaron 172 procedimientos disciplinarios al alumnado, 138 a alumnos y 34 a alumnas, el 80 y el 20 por ciento, respectivamente.

De nuevo, la mayor parte de ellos se concentraron en la ESO, 125, lo que supone un 72,6 por ciento del total, y dentro de esta etapa, se abrieron más expedientes en los primeros cursos. En concreto y, en orden: 39 fueron en segundo de la ESO y 37 en primero, frente a los 27 expedientes abiertos a alumnado de tercero y lo 22 a alumnos de cuarto.

El resto fueron mucho menos significativos, según ha dicho la titular de Educación, y el reparto fue de siete en Educación Primaria, nueve en Bachillerato y cinco en Formación Profesional. De todos ellos, 23 casos concluyeron con la sanción consistente en la obligatoriedad de cambio de centro educativo.

Entre las causas que originan estos expedientes la consejera ha reconocido que son “múltiples”, pero las más habituales son, entre otras, son conductas contrarias a la convivencia en el centro, agresiones, amenazas o coacciones; además de injurias u ofensas y los daños graves e intencionados a las instalaciones o la posesión o comercio de objetos o sustancias perjudiciales para la salud.

 “La convivencia en las aulas, la erradicación del acoso escolar es tarea de todos, cada uno en el ámbito de nuestra responsabilidad”, ha afirmado, al tiempo que ha resaltado el trabajo de todos los componentes de este órgano consultivo “todos y cada uno sois imprescindibles, como lo es toda la sociedad”.

Líneas de actuación

La titular de Educación ha asegurado que el trabajo de la Consejería en este ámbito se centra en cuatro líneas de trabajo fundamentales, por un lado, implantar en las aulas un modelo de convivencia restaurativa que favorezca el bienestar del alumnado; impulsar el desarrollo de una educación emocional; prevenir el absentismo y el abandono escolar temprano; así como fomentar la participación de toda la comunidad educativa y de otros agentes en la organización, planificación y gestión de la convivencia escolar.

Según ha recordado, Cantabria lleva trabajando desde el 2009 en esta materia un trabajo continuo que “no parará nunca y que tendrá que seguir en el futuro” y en el que ha puesto en valor que cada día exista una “mayor sensibilización social”. Por ello ha asegurado que es preciso “hacer más” y tenemos que hacerlo mejor hasta que el ámbito escolar sea un ámbito 100% seguro para nuestros niños y niñas, “no puede haber otro objetivo, no hay objetivos intermedios”, ha resaltado.

El Observatorio de Convivencia Escolar de Cantabria es un órgano consultivo, con una amplia participación de todos los sectores de la comunidad educativa y de otros organismos e instituciones implicadas en la mejora del clima escolar. Se trata de un órgano de participación que aporta información actualizada y rigurosa, que hace propuestas para mejorar la convivencia en los centros educativos y prevenir la violencia, y que les apoya para elaborar y desarrollar sus planes de convivencia.

Los nuevos cargos del Observatorio de Convivencia Escolar que han sido renovados recientemente son: Patricia Morán, representante del alumnado; César Vázquez, como persona de reconocido prestigio en el ámbito de la convivencia escolar; Conchi Sánchez, Marta Trujillo y Dolores Villalba, vocales representantes del profesorado; José Manuel Torre, en representación de las familias y Jorge Delgado que se ha incorporado a la Unidad Técnica de Atención a la Diversidad.

En la reunión celebrada hoy, la titular de Educación les ha dado la bienvenida y ha agradecido su labor a los miembros cesantes, por su aportación a este órgano, cuyo trabajo ha considerado “mérito de todos” para contribuir a un buen clima escolar.  

 

Cantabria registró 11 casos de acoso escolar y 172 procedimientos disciplinarios en el curso 2021-2022
Comentarios